Dejen paso que vienen los 40

Se aproxima una fecha muy especial para mí, 25 de diciembre, y es que, además de ser el día de Navidad, también es mi cumpleaños y, además, ¡cumplo 40 años! Creía que nunca iba a llegar y ya están aquíHoy os quiero hablar sobre esta nueva etapa, que tantos cambios genera en la mujer tanto a nivel físico como a nivel emocional.

A puertas del 2020 y mirando un poco atrás me parece que fue ayer cuando celebrábamos la llegada del año 2000 y sí, ya han pasado casi 20 años. Pues algo parecido pasa con la edad, hace nada teníamos 20 años con toda la vida por delante y ya voy a cumplir 40. Os cuento que, personalmente, sigo repleta de ganas de mil cosas, de muchos sueños y metas por cumplir aunque la serenidad y la calma son ahora mis mejores compañeros.

No cabe duda que los 40 años de hace 40 años no eran los 40 de ahora y, aunque suene un trabalenguas, es así.  La vida por fortuna se ha ido alargando, gracias a los avances médicos, al estilo de vida moderno y al espíritu juvenil que tenemos en general en la sociedad actual. Nos negamos a envejecer rápidamente, queremos vivir más y exprimir al máximo la vida, los años y eso es genial porque los adultos de hoy en día nos sentimos aún jóvenes y enérgicos pero contamos con la sabiduría y la serenidad que aportan los años, y por no hablar de la madurez que es sin duda, nuestra mejor aliada.

En cuanto a la mujer, no cabe duda que los cambios físicos se van notando cada día: la piel pierde brillo y tersura, tendemos más a la retención de líquidos, las hormonas se comienzan a alterar trayendo transformaciones físicas y psicológicas importantes. También cambia el metabolismo, éste se ralentiza y puede hacer una tendencia a la ganancia de peso y éste ya no se distribuye igual en el cuerpo que antes.

El ejercicio físico cobra un papel más que fundamental a partir de los 40 años en la mujer, ya que además de evitar el sedentarismo, ayuda a mantener el peso a raya, a evitar la acumulación de grasas, a prevenir la diabetes y problemas cardiovasculares, la osteoporosis, etc.

Todo es importante pero lo más importante es nuestra actitud, es básica y fundamental para el bienestar en general. Rodearnos de personas que nos quieran y respeten, dar y recibir cariño, disfrutar momentos agradables con amigos y familiares, nos va a garantizar una vida plena y feliz.

Yo me siento afortunada de llegar hasta aquí y pido poder seguir cumpliendo años y sueños. Por supuesto, no le tengo miedo a los 40 así que pienso disfrutarlos al máximo.

Gracias a todos por vuestros mensajes, ¡os leo siempre! 

Besos,

Virginia.

Responder a maria Cancelar respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer