La astenia primaveral

Feliz día a todos.

Hoy quería escribir sobre algo que me ocurre cada año en la misma época pero que no sabía definir hasta que investigando un poco, he dado con la Astenia primaveral. Cada año, cuando llega la primavera, cuando se supone que se va acercando el verano y la época de vacaciones, cuando hemos superado el frío del invierno, los días más cortos y húmedos y que pareciera que con la llegada del astro sol todo va a cambiar, me sucede que comienza la época en la que pierdo un poco el apetito, me siento apática, con falta de fuerzas, más irritable, con menos energías, sin ganas de ejercitarme o cuando lo hago me agoto más, me cuesta más conciliar el sueño, en fin que me siento más vulnerable….Al parecer es un malestar bastante generalizado en la población,  pero sobretodo incide más en la femenina.

La astenia en general significa “cansancio”, pero de carácter leve y pasajero que coincide con el cambio de estación. Según la ciencia pueden influir las horas de luz solar o los ciclos hormonales. Al producirse el cambio de estación, con el aumento de temperatura y el cambio de hora, el organismo puede sentirse más decaído tanto físico como intelectualmente. Si bien en cierto que hay personas que no lo sienten, otras en cambio, sí.

Lo que suelo hacer para superar estos días de ‘bajonas’ es continuar con mi alimentación lo más sana y equilibrada posible, si es necesario y según criterio médico, tomar algún suplemento alimenticio como un extra de vitaminas o bien optar por las infusiones de jalea real o gingseng, o también  agregar un poco levadura de cerveza o germen de trigo a mis comidas.

La práctica del deporte es fundamental para recuperar la vitalidad, eso si, intentando siempre que la sesiones sean en un horario fresco (a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde) y sin que me resulten del todo agotadoras. Es importante también mantenernos hidratados durante todo el día y en especial al ejercitarnos.

El descanso es de vital importancia ya que cuando el cuerpo nos pide reposo debemos obedecerlo. Es importante saber identificar cuando tenemos pereza o cuando estamos cansados. Tomar unos rayitos  de sol al día pueden convertirse en un remedio infalible porque nos llenará de vitamina D y nos hará sentir más enérgicos.

Más o menos son las pautas que suelo seguir cada año para afrontar esta época en la que a veces me supone un período un  poco cuesta arriba. Espero que os sirvan mis recomendaciones y mucho ánimo a todos.

¿y tú, sufres de Astenia primaveral?

Besos y hasta otra,

Virginia.

  • Querida amiga a mi me sucede todo lo que cuentas. Intentaré hacer lo que propones y ya te contaré. Pero una buena reunión de amigas y unas risas también tiene que ayudar bastante. No crees?! Felicidades por tu blog

  • Madre mia, parece que me describieras. Es horrible esta sensacion y he de decir que lucho para combatirlo, pero a veces me supera. Gracias por tus consejos. Como siempre tus post son de gran ayuda.

  • Pues yo estoy igual, además con alergia al polen …y de hecho hace 2 años me recetaron vitamina D3 y calcio por los huesos, aunque se supone que el sol se supone que ayuda mucho! Seguiremos los consejos y como dice alguien por allí arriba, tomar un café con las amigas en una terracita también ayuda. Un saludo a tod@s.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer