Tener amigas es tener una parte de tu vida a salvo

Hoy me apetece contarles sobre el viaje que hemos hecho el fin de semana pasado a Tenerife. Mis amigas y yo nos hemos propuesto hacer un viaje de chicas cada año. En el 2017 fuimos a Dublín y en su momento les conté lo rico que lo pasamos.  Éste  año con motivo de las celebración del cumpleaños de nuestra amiga Mónica nos embarcamos rumbo a Tenerife. Queríamos sorprenderla y buscamos al mejor aliado para prepararlo y organizarlo todo, a Juan (esposo de Mónica) y os puedo decir que ha sido un viaje de 4 días INOLVIDABLE.

Llegamos en el primer vuelo de la mañana y mientras esperábamos a que Mónica saliera de su trabajo, fuimos a desayunar y a hacer un poco de turismo por el norte de la isla; visitamos el bellísimo Drago Milenario, degustamos unos quesos y vinitos deliciosos. Nos hospedamos en su casa, donde estaba todo preparado de manera muy especial, cada una de las habitaciones para todas nosotras con un mimo y una dedicación digno de agradecer: no faltó detalle  y nos sentimos en todo momento ‘en familia y como en casa’. Cuando Móni llegó y nos vio allí en su cocina, dándole la bienvenida y cantándole el cumpleaños feliz fue un momento francamente emocionante y feliz para todas. No  nos faltaron las lágrimas, los abrazos, los besos, las risas nerviosas… un momento ÚNICO para TODAS.

A partir de ese momento comenzó ¡LA FIESTA!. Teníamos una furgoneta de 9 plazas para ir todas juntas y no os podéis imaginar lo divertido y escandaloso que resultábamos. Paseamos por Puerto de la Cruz, compramos algunos souvenir y disfrutamos de unas temperaturas increíbles que nada que ver tienen con el invierno. El sábado tuvimos un brunch en casa de Mónica donde compartimos con sus amigas y compañeras momentos divertidos y entrañables, éramos solos chicas: comimos, bebimos, bailamos, reímos, jugamos al bingo, tuvimos nuestra respectiva sesión de fotos. Todo estaba tan bonito… No faltó detalle y la guinda del pastel la puso nuestra amiga Repo Largo con sus ideas en decoración y organización de eventos que improvisó una decoración digna de revista. La celebración siguió con una fiesta de pijama hasta la madrugada.

El domingo disfrutamos de una espectacular visita al ‘Parque Nacional El Teide’ y os puedo jurar que me quedé impactada por los paisajes y todo cuanto allí vimos. Subimos en el teleférico y aunque el frío era cortante, fue digno de visitar. Al concluir la visita degustamos una deliciosa comida típica de Canarias: papas arrugadas con mojos, escaldón de gofio, ensaladas de la casa, carnes variadas y, por supuesto, unos vinitos de la isla. Una vez en casa, aunque debíamos de madrugar para embarcar en el primer vuelo de la mañana del lunes ,decidimos seguir la fiesta cantando, bailando y jugando a “La Voz Tenerife” improvisando actuaciones y créanme, estábamos muriéndonos literalmente de la risa.

Fueron 4 días INTENSOS en los que en todo momento reinó el buen ‘rollito’, la complicidad y la buena vibra. Todas nos sentíamos tan a gusto que los días se nos pasaron en un abrir y cerrar de ojos y cuando nos dimos cuenta ya estábamos en el avión de vuelta, pero recordando una y otra vez los momentos vividos y compartidos. Pero ojito, ¡AMENAZAMOS CON VOLVER! porque estos momentos son únicos e irrepetibles que se fijan en la memoria y cada día nos recuerdan lo bonita que es la vida cuando así queremos que sea.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer