Dieta cetogénica

Las dietas llevan existiendo desde hace muchísimos años y no cabe duda que han ido evolucionando con el paso del tiempo, con los estudios en cuanto a nutrición se refiere y sobretodo, en el impacto sobre el peso de las personas que se someten a ellas.

Personalmente y desde hace años he encontrado el equilibrio en mi alimentación y me siento muy adherida al estilo de vida sano, que a su vez, practicamos todos en casa. Como norma general los alimentos los cocinamos a la plancha o al horno, incluimos fruta variada y mucha verdura en nuestra dieta diaria y por supuesto, los hidratos de carbono no pueden faltar en dosis adecuadas y recomendadas según las necesidades de casa uno. Los niños queman muchas calorías en el colegio y luego practican deporte así que su consumo debe ser mayor que el mío, por ejemplo, pero no por ello me restrinjo de una buena pasta, arroz, patatas o pan. Todo está en el equilibrio.

Sin embargo, hay veces que, o bien porque no he podido entrenar todo lo que me gustaría o bien porque he tenido una semana de muchas comidas o cenas fuera, esos kilos de más se suman a la balanza y es cuando hay que poner freno si lo que queremos volver a nuestro peso ideal o mantenernos en él.

La dieta cetogénica o proteica es de corta duración por su carácter restrictivo pero que permite perder esos kilitos de más de forma rápida. Siempre hago hincapié que todos los artículos que escribo no son más que experiencias personales que comparto con vosotros, pero que cada organismo funciona de formas diversas y tiene diferentes necesidades. Es por ello que siempre antes de comenzar cualquier régimen de adelgazamiento es indispensable consultar con un profesional.

​La dieta cetogénica no es otra cosa que la disminución o eliminación temporal de alimentos ricos en hidratos de carbono como el pan, la patata, el arroz, la pasta, entre otros  y aumentar principalmente el consumo de alimentos ricos en grasas saludables y proteínas. Esta dieta funciona porque el organismo utiliza su propia grasa como fuente de energía en lugar de usar los carbohidratos que provienen de la alimentación. Lo que realmente hay que entender es que este tipo de dieta funciona bajando la ingesta de hidratos de carbono y azúcares y aumentar el consumo de proteínas y grasas saludables, invirtiendo así las fuentes de energía que el cuerpo necesita.

Los alimentos permitidos son: Carnes, pescados, mariscos, huevos, embutidos, aceite de oliva, quesos, yogur sin azúcar, frutos secos, y es importante consumir frutas y vegetales como se consumen habitualmente sin aumentar las cantidades de los mismos.

Los alimentos restringidos temporalmente son:  Pasta, arroz, maíz, pan, tartas, dulces y galletas, azúcar y edulcorantes, harinas y cereales.

Una de las ventajas e esta dieta es que al reducir el consumo de hidratos de carbono, el cuerpo consumirá las grasas acumuladas en el organismo y notarás la bajada de peso en muy pocos días. Te notarás enérgico y sin sensación de hambre y se reducirá drásticamente  la posibilidad de azúcares en sangre así te ayudará a mantener los niveles de azúcar y colesterol.

Es importante realizar la dieta de forma progresiva ya que al reducir el consumo de hidratos, podemos sentirnos débiles los primeros días. Pero repito que antes de realizar cualquier tipo de plan de adelgazamiento, es indispensable consultarlo con un profesional.

También estoy revisando una nueva tendencia parecida a la dieta cetogenica llamada Dieta Keto, pronto os mostraré las diferencias de estas dietas cada día Mas aceptadas dentro de nuestra nutrición…

¿Alguna de vosotras habéis hecho esta dieta? Me encantaría leer vuestras experiencias.

Besos,

Virginia.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer