Siente el sol, ¡pero con Protección!

De todos es sabido que el sol ya no es lo que era, no sé si os pasa igual, pero cuando yo era niña, aún viviendo en un país tropical, el protector solar en la playa o en actividades al aire libre no era de vital importancia como ahora. Yo no recuerdo a mi madre ponerme crema protectora cada dos horas como yo hago con mis niños, como mucho un poco de Nivea cuando nos ardía la espalda y listo, pero es que también el sol ha cambiado y hoy en día tenemos una conciencia diferente a la hora de exponernos a él  porque  su abuso puede resultar peligroso.

Personalmente siempre estoy pendiente de manchas o lunares nuevos tanto en mi cuerpo como en el de mis niños e incluso en el de Manuel porque ante la duda es mejor siempre la opinión de un especialista y hacer el seguimiento adecuado, así que cada cierto tiempo acudo al dermatólogo para valorar la piel. El cuidado y la prevención son importantes.

La  última vez que estuve en consulta me explicó un curioso dato que no conocía: El ABC de los lunares y me pareció  sencillo, interesante y práctico que  he querido compartirlo con vosotros.

Todos los lunares no son iguales por lo tanto es importante valorar su apariencia siguiendo este criterio:

A. Asimetría: Si dividimos el lunar en dos mitades y presenta una diferencia considerable entre ambas es necesario someterlo a estudio.

B. Borde: Al observar el lunar o la mancha, tenemos que tomar en cuenta si su borde es irregular, ondulado o mal definido.

C. Color: Representa la variación de pigmento del lunar con otra zona del mismo (por ejemplo, diferentes tonos de marrón, rojos, negros, a veces blanco o azulado)

D. Diámetro: Los melanomas o lunares malignos suelen ser grandes (aproximadamente 6 mm) pero lógicamente comienzan siendo pequeños, así que si va creciendo también es necesario su observación y valoración.

E. Evolución: Significa cómo va variando la lesión en la piel. Si sospechamos de algún lunar o nos preocupa alguna mancha, podríamos hacerle el seguimiento a través de fotos e incluso mediciones, de esa manera colaboramos en el diagnóstico precoz del cáncer de piel.

Otros aspectos que debe ocuparnos también son si se presenta dolor, picazón o sangrado.

Creo que estos pequeños consejos nos pueden dar algunas pistas, pero lo más importante es que ante la duda y a modo preventivo siempre hay que consultar con el especialista y cumplir a rajatabla sus indicaciones. Actualmente existen en el mercado infinidad de protectores, los médicos recomiendan siempre comprar un factor protector de amplio espectro y que especifique claramente Uva y Uvb, este dato es importante porque no todos lo tienen.


También están los complementos alimenticios para proteger el cuidado de la piel y para proteger a las células contra el estrés oxidativo. Además son muy recomendables para las personas que hacemos deporte al aire libre debido a la cantidad de acumulación de radiación que absorbemos. Contienen vitaminas A, D y E, y frenan el envejecimiento prematuro de la piel. Además ayudan a broncearte y van ideal para el crecimiento de uñas y cabello. Ideal fuente de protección y aporte vitamínico.
Para terminar, recuerda que el sol es fuente de vitamina, pero debes  tomarlo con precaución para evitar consecuencias mayores. Protege tu piel y la de toda tu familia.

Y vamos a disfrutar del verano que parece que ya por fin ha llegado.

Besos,

Virginia.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer