Tiempo en pareja

Todos oímos y leemos mucho sobre la importancia del tiempo de calidad que compartimos con nuestra pareja. Sin embargo, no hay duda de que con el ritmo de vida moderno que llevamos -que incluye el trabajo, la casa, el cuidado de los hijos y sus horarios de colegio y actividades o los fines de semana dedicados a los más pequeños-, es complicado encontrar o más bien, compaginar ese tiempo a solas con nuestra pareja, que a fin de cuentas es más que necesario y positivo para la relación.

La llegada de los hijos en una relación es una total bendición, esos enanitos que vienen a ponerte el mundo patas arriba de la noche a  la mañana son un verdadero regalo, pero también requieren grandes sacrificios, sobre todo en los primeros años cuando aún son muy dependientes de uno. Lo primero que se limita es el ”tiempo en pareja” para sustituirlo por ”tiempo en familia” y es francamente gratificante, sin duda, pero no podemos olvidar que la relación también está viva y necesita de su espacio propio y único para alimentarla y cultivarla.

Manuel y yo siempre hemos procurado dedicarnos ese espacio aunque hay épocas que han sido más difíciles que otras… Pero dentro de nuestras intenciones como pareja, está la de enamorarnos cada día y no perder esa magia inicial que nos enamoró. Está claro que las relaciones van cambiando, que el amor va evolucionando  y se va transformando con el paso de los años, pero el dedicarnos tiempo, almuerzos, paseos y escapadas románticas nos hace recordar los sentimientos que inicialmente nos unió y que hoy en día están mucho más consolidados y maduros.

No hace falta hacer viajes o pasar días fuera; si se tiene la oportunidad de hacer esas escapadas, sin duda alguna,  son un soplo de aire fresco en el día a día de cualquiera y un plus de energía para la pareja, pero si por el motivo que sea no puedes ausentarte varios días, una cena rica, una noche de cine, un almuerzo en algún lugar agradable, un largo paseo es más que suficiente y la relación lo agradece muchísimo.

Por nuestros compromisos, Manuel y yo solemos viajar con relativa frecuencia a Madrid y es el momento perfecto para compartir nuestro tiempo a solar, hablar de nuestras cosas, hacer planes con amigos y mimarnos mutuamente. Pero os puedo asegurar, que aún estando en Sevilla, buscamos esos momentitos que no tienen que componerse de grandes planes sino de buenas intenciones para enriquecernos. Por ejemplo, nos encanta entrenar juntos, salir a correr por el campo una mañana, hacer recados, pararnos a tomar un café… En definitiva, tiempo de calidad, tiempo de soledad para nosotros que fortalecen nuestros lazos.

Cuando dedicas tiempo a tu pareja aprendes a comunicarte mejor con ella, descubres cómo va evolucionando cada uno como individuo, te planteas nuevas perspectivas y metas de tu vida en común y el compromiso adquiere un significado más intenso.

Yo os confieso que me encantan los planes en familia, pero también adoro mis planes a solas con Manuel, volvemos renovados y repletos de energía y desde que nos casamos hemos intentado hacer un pequeño viaje todos los años solo para nosotros y os puedo asegurar que resultan francamente positivos y enriquecedores.

Y vosotros, ¿hacéis planes a solas con vuestra pareja frecuentemente?

Besos,

Virginia.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer