Escuchar al cuerpo

¿Quién me escucha? ¿Cómo te sientes? ¿Quién entiende a nuestro cuerpo? Hay días en los que entreno con muchísimas ganas y otros días en los que no puedo con mi cuerpo, la verdad es que soy muy cabezona y aunque no me apetezca me meto en el gym y salgo de otra manera, pero… me he preguntado muchas veces ¿a qué se deben esos cambios? 

Investigando encontré varias respuestas que me gustaría compartir con vosotr@s.

Y es que no podemos hablar de fisiología femenina sin referirnos a las hormonas que regulan cada momento de la vida de una mujer. Para entenderte, es necesario que aprendas cómo funciona tu cuerpo y lo escuches. Por mucho que se diga las mujeres no somos iguales que los hombres por cuestiones genéticas y hormonales, el ciclo hormonal femenino es mucho más complejo que el masculino. Y de una manera sencilla voy a intentar explicar las funciones más importantes de las hormonas femeninas, sin que parezca esto una clase de biología 🙂

Debido a la menstruación, el cuerpo de la mujer está sujeto a numerosos cambios, provocados en su mayoría por los cambios hormonales que generan modificaciones en nuestro estado de ánimo y en nuestra capacidad a la hora de realizar alguna actividad física. 

Los estrógenos son las hormonas responsables de las curvas femeninas, te ayudan a mejorar tu velocidad y tu fuerza explosiva, por eso se suele recomendar a las mujeres que realicen ejercicios intensos como series, hiit o sprint, lo realicen los días después de la ovulación. Y he llegado a donde quería llegar… afectan a nuestros cambios emocionales, por lo que en los días premenstruales o durante la menstruación -que disminuyen los niveles de estrógenos-, pueden haber fluctuaciones emocionales y conductuales (tristeza, irritabilidad, ansiedad…)          

   

La progesterona, actúa como antiinflamatorio. Un estudio realizado encontró que “una deficiencia de progesterona es claramente un factor primario en los factores de ansiedad”Los niveles de progesterona pueden provocar retención de líquidos los días previos a la regla y durante el periodo puede disminuir la capacidad o transporte de oxígeno a los músculos impactando en el rendimiento. 

Mantente tan activa como puedas, pero no te preocupes si tienes que bajar la intensidad.

El ejercicio físico no tiene por qué verse alterado por nuestro ciclo menstrual, siempre que estemos hablando de hacer deporte por salud y dentro de una intensidad moderada. Dentro de los muchos beneficios que podemos obtener a través del ejercicio físico es que tiene efectos indiscutibles sobre nuestro estado de ánimo, donde la reducción de la ansiedad es uno de los principales. Nunca olviden que mientras menos activos estemos, tendremos menos capacidad para lidiar con el estrés.

Lo más importante es aprender a escuchar nuestro cuerpo y entender que hay días en los que rendimos menos. ¡Y es que el ciclo menstrual nos afecta a la hora de entrenar! Por eso no debemos agobiarnos y si no nos apetece hacer una rutina tan exigente como otros días, podemos dar un paseo o simplemente dedicar el tiempo que teníamos previsto para disfrutarlo de otra manera. Escucha tu cuerpo… para sentirse bien.

¡Feliz semana!

Besos 

Virginia

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer