Decorando la Navidad

Como ya os he dicho muchas veces, la época de Navidad es mi favorita.

No imagináis la ilusión que me hace pasear y ver todas las calles alumbradas, el frío, ese ambiente de fiesta que se respira por todas partes, las listas de regalos, los preparativos, las cenas, las reuniones con amigos…. En fin, ¡todo ello me llena de ilusión!

Una de las cosas que más disfruto, es decorar mi casa: sacar las cajas con los adornos navideños, montar el arbolito, decorar la chimenea… y es que todo ello va unido a que, por lo general, reunimos a nuestros amigos íntimos en casa para que nos ayuden, a la vez que compartimos un picoteo y unas copitas de vino, escuchamos villancicos y nos quedamos hasta las tantas charlando alegremente. Siempre existen buenas excusas para reunirnos con la gente que se quiere 😉

En cuanto a la decoración, en casa tenemos el clásico abeto de color verde que compré cuando comencé a vivir en España y cada día me gusta más. Aunque siempre me gusta ir variando el resto de los adornos para que cada año tenga un toque diferente, hay algunos que son constantes cada año, porque sin querer, ya forman parte de la tradición de mi hogar, y son los mismos niños los que me piden que los ponga porque lo consideran como el símbolo más navideño de nuestra familia.

Es el caso de un Papá Noel que ya ni baila ni canta, pero se ha convertido en parte de nosotros, y a fin de cuentas eso es lo que realmente nos importa: no es el objeto en sí ni el estado en el que esté, sino lo que significa para nosotros. Aun así, me encanta pasearme por las tiendas de decoración o por los centros comerciales, e inspirarme para innovar con cosas nuevas. Cada año intento comprar algún detalle diferente y único. De forma que poco a poco y sin quererlo, te vas haciendo con un montón de cosas, y cada año, cuando desembalamos, hago una selección de lo que sigue intacto, tiro los adornos que se rompen por lo frágiles que son, intento reparar los que pueden tener salvación, y más o menos voy organizando lo que tengo y lo que me apetece usar. Cada año me da por hacer algo nuevo, por ejemplo, decorarlo solo de un color y una vez puesto es que decido darle el cambio aportando color u ornamentos diferentes para que  cada Navidad sea única y diferente.

En cuanto a decoraciones navideñas, hay un abanico de posibilidades enormes, y cada uno las adapta a su gusto y a su hogar. No cabe duda que cuando visito las casas de mis amigos en estas fechas, veo reflejado en la decoración un poco de su propia esencia y me resulta muy bonito. Supongo que a ellos les pasará lo mismo conmigo 😉

Os he hecho una selección de algunos objetos o espacios que me resultan inspiradores. Da igual el tamaño del árbol o su color, da igual la cantidad de adornos o la calidad de los mismos, una casa Navideña es una casa con olor a hogar y a familia unida.

Y a vosotros, ¿qué tipo de decoración navideña os gusta más? ¿La unicolor o la multicolor? ¿Sencillos detalles o recargado?

Besos,

Virginia.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer