Viaje entre amigas: recorriendo los lugares más especiales de Dublín

Qué ganas tenía de contaros mi viaje de fin de semana, viajar siempre es un placer y en esta ocasión ha sido un viaje muy especial.

Todo surgió en una cena de cumpleaños, os cuento. Tenemos una amiga que se fue a vivir un año a Dublín y en la cena mandándole fotos de todos juntos y extrañándola, con la típica exaltación de la amistad, alguna dijo ¿A que no somos capaces de irnos a Dublín? ¡Vamos que si somos capaces! Esa misma noche sin levantarnos de la mesa ya teníamos los billetes. ?

Todo fue una sorpresa para ella, tuvimos a su esposo de gancho y cuando llegó al aeropuerto a buscarlo… ¡sorpresa! Se encontró con seis locas.

Un viaje inolvidable, risas desde el minuto uno, desde antes de subirnos al coche, haciendo las maletas y consultándonos todo.

Llegó el día y cogimos nuestro coche dirección Málaga, que era desde dónde salía el vuelo. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto con amigas, me recordaba a esos viajes de mi época en Venezuela. No sabéis la emoción de encontrarnos todas allí, ella feliz y lo primero que pregunta es: “¿Dónde os quedáis?” Jajaja, todas “¡en tu casa!”. ?

Es que ese fue el mejor plan… estar todas juntas. Os imagináis 10 chicas para organizarse en una casa… terapia de grupo total, risas todo el día, ni un sí y un no, no hubo ni medio problema, que a gusto cuando te rodeas de gente con buena vibra, que te transmite buen rollo y no siempre es tan fácil ponerse de acuerdo para todo. Definitivamente, los amigos son la familia que uno elige.

Ella vive en un pueblo llamado Blessington, a las afueras, y cuando llegamos nos fuimos a cenar al típico pub irlandés. Quizás, lo que no me gustó tanto es que a las 16:30 ya era casi de noche, eso es un poco triste… pero bueno, nosotras de tristeza nada. ?

Recorrimos Dublín en 48 horas, los mejores pubs como The Temple bar, The Bank o The Church… visita a la cárcel de Kilmainham y al emblemático Trinity College. Bueno, en definitiva, teníamos muchas ganas de reunirnos y sobre todo de disfrutar de la vida.

Espero que realicéis siempre vuestros sueños y que no os pare nadie. Os espero en próximas aventuras.

¡Besos!

  • Me has dado mucha envidia (sana): por el viaje en sí, viajar a donde sea es un placer, y por ir con tus amigas. En mi último viaje con amigas me di cuenta de que de amigas nada (aunque ya llevaba tiempo observando y atando nudos), ¡había un pique entre todas!, entre las que querían imponer su criterio y las que nunca se mojaban en nada, otra con la que no se puede hacer ningún viaje, y la envidia rondando por el ambiente. A partir de aquí empecé a distanciarme de ellas, hasta el punto de que hoy en día no tengo ningún contacto. Yo no quiero tener amigas así. Pensé que eran mis amigas, las de siempre, las de toda la vida, y qué equivocada estaba. Echo en falta tener amigas, no a aquellas ‘amigas’, son fundamentales en la vida de una persona, pero pienso que para estar mal y a disgusto: mejor sola que mal acompañada. Y lo peor es que el punto de inflexión fue el viaje a mi ciudad favorita: Lisboa. Siento el rollo que os he contado.

  • Virginia lindo tu post! Me encanta viajar. Siempre digo que deberíamos hacer tres viajes al año: uno en familia….uno con tu esposo…y otro con tus amigas!!! Lo maximo. Tema para un próximo post….escapaditas con tu pareja ?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer