Consejos para evitar la retención de líquidos (¡y que funcionan!)

La retención de líquidos es un problema que tenemos muchas mujeres (y también hombres) siendo más frecuente en las mujeres. Está ocasionada por la acumulación excesiva de líquidos en los tejidos, este efecto se produce cuando existe un  desequilibrio; nuestro cuerpo almacena más agua de la que se elimina de una forma natural. Puede ser o no patológica,   este es uno de los primeros puntos que tenemos que considerar para poder tomar las medidas que requiera cada caso, realizar los tratamientos específicos, pero sobre todo evitar problemas más importantes por falta de un buen diagnóstico.

pexels-photo-196640

Los síntomas en ambos casos suelen ser similares, sensación de hinchazón, un aumento de peso sin explicación, aumento de nuestro abdomen, pesadez en general… algo superdesagradable.  ¿No les pasa que un día la ropa queda perfecta y al día siguiente ajusta demasiado? Parece que el vaquero que más te gusta se encogió en la noche… jajaja.

Aunque no hay relación directa entre la obesidad y la retención de líquidos, es cierto que las personas con algunos kilos de más son más propensas a presentar estos síntomas. Sería recomendable comenzar con remedios más caseros como:

 – Reducir el consumo de sodio (principalmente la sal), también con la comida japonesa tomamos soja la cual es muy alta en sodio, debemos intentar que no sean tan concentradas (se nota mucho la diferencia).

– Intentar evitar pasar mucho tiempo de pie y la inactividad. Nos podemos ayudar con infusiones diuréticas, las más recomendadas son la cola de caballo, la infusión de boldo, el té de diente de león , té verde.

celulitis-t

También se nota la diferencia con cambios en nuestra alimentación:

– Uno muy básico, como controlar la leche o mejor dicho los lácteos. Yo intento evitar el consumo principalmente de quesos curados y también aunque no tomo mucha leche cuando lo hago, la tomo sin lactosa, sin ser alérgica a ella y sin mucho drama… es decir, que si me tomo un café con leche normal, tampoco pasa nada.  Es cierto que he notado muchos beneficios y también es cierto que cuando en una ocasión especial me permito más quesos (mi perdición) lo noto; no sólo en las digestiones, que suelen ser más pesadas, si no en la retención de líquidos, especialmente abdominal.

– Tanto las carnes como los pescados se pueden seguir tomando sin restricciones, pero si limitar el consumo de las conservas, los ahumados, los embutidos, patés, salados.

– Intentar consumir muchas frutas y verduras y controlar los frutos secos, fritos y salados.

– Tomar agua mineral evitando las de alto contenido en sodio, me gusta tener en casa agua con pepino, jengibre… para cambiar el sabor.

– Otro de los productos que debemos controlar son las salsas como el kétchup, mostaza, mahonesa, salsa de soja  y todos los alimentos precocinados o comidas rápidas.

mineral-water-lime-ice-mint-158821

Otra cosita para las mujeres que ha sido demostrada con estudios es que retenemos más líquidos que los hombres y una de las causas son  las revoluciones periódicas que sufrimos hormonalmente. Ellos por su mayor cantidad de masa muscular, queman aproximadamente un 30% más de calorías que nosotras.

No olvidemos que también puede deberse a alguna patología, como intolerancias o alergias alimentarias… en estos casos ya debemos consultar con especialistas para tomar las medidas necesarias.

Veis como la balanza la tenemos siempre de nuestro lado, pero a su favor 🙂

¡¡¡¡Feliz fin de semana!!!!

Besos,

Virginia

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer