hola.com

 

“UN HOMBRE QUE TE MALTRATA JAMÁS CAMBIARÁ”

Lucía, ¿cuéntame como llegaste a España y qué ocurrió con el padre de tu hijo para pedir amparo a Fundación Madrina?

Me gustaría presentarme, me llamo Lucía, soy de Perú, tengo 21 años y llegue a España el 8 de febrero del año pasado con mi ex pareja buscando una vida mejor para los dos.

Yo no quería salir de mi país ni alejarme de mi familia pero el me convenció diciéndome: -“vamos allá… es otra vida…acá en Perú no hay nada”-, yo le decía llorando, ¡yo no me quiero ir!…pero me convenció y su hermano (que vive acá) nos compró el pasaje. Entonces vinimos juntos, nos alojamos en el piso de mi cuñada, y a los cuatro meses de convivencia me tuve que ir de la casa. Llegué a la fundación el 11 de mayo de 2018.

¿Cómo era la convivencia con tu expareja?

Vivíamos con mi cuñada, su marido y sus dos hijos, allí molestábamos desde el principio, les oía hacer comentarios malos cuando iba al baño. Ellos querían dinero por el alquiler de la habitación, pero mi ex pareja no tenia ni trabajo ni papeles en esos momentos, por eso no podíamos colaborar económicamente.

Al dar a luz tuve una fuerte depresión post-parto ,teníamos discusiones y yo solo me quería ir, ¡no quiero estar acá por favor! le decía…¡si me quieres vamos a Perú! le dije, el me decía:- “no, no tenemos dinero, como vamos a volver?”

Mi ex pareja, que tiene diez años mas que yo, no tenía trabajo (solo cosas puntuales) y vivíamos de lo que nos daba mi cuñada y su marido por eso con el tiempo se enojó su marido tanto con nosotros. No podíamos colaborar con ningún gasto.

Lo peor fue cuando mi ex pareja comenzó a beber alcohol con sus primos, eso fue al principio de llegar a España. Hasta ese momento no bebía nunca. En una ocasión hicimos una venta de pollos para sacar algo de dinero y tuvimos una discusión, me insultó, discutimos como 5 horas sin parar…el me decía ¡lárgate! y yo le decía ¡no! ¡yo he traído a mi hijo al mundo y no le voy a dejar! ¡vete tu!. Era una situación muy triste.

El bebé nació el 26 de mayo y quince días después de nacer me fui de la casa a Fundación Madrina, me sentía muy sola, muy deprimida, el me echaba en cara cosas, me empujaba, me daba manazos en la cara, me agarraba del brazo. Durante el embarazo no me pegaba, pero me agredía psicológicamente, me decía no vales para nada, solo vales para una cosa(refiriéndose a la prostitución). No aprovechas la oportunidad de estar acá! … me culpaba de no estar contenta por estar en España.Siempre me juzgaba por gustarme salir a fiestas y compromisos cuando estaba soltera en mi país. ¡Pero el me conoció así! Nos presentaron en una celebración.

Mi expareja era una persona bien buena, pero no se que le pasó que con el tiempo cambió.

A mi me gustaba salir con mis amigas de fiesta , a bailar, a comer, pero nunca hacía cosas malas, yo no era de las que se emborrachaban y se iban con cualquiera, siempre fui muy responsable.

Cuando le conocí, al principio de la relación, yo le pregunté  un día…“¿tu me pegarías alguna vez?” Y el me dijo que jamás, que eso era impensable para el.

Una vez me quedé embarazada empezó a beber y a agredirme psicológicamente. Decía incoherencias totalmente borracho. Tenía unos celos enfermizos y cuando se le pasaba la borrachera me pedía perdón, pero eso ya no me valía.

Primero empezaron los gritos estando con el embarazo, luego los empujones y luego los bofetones.

Me pasaba la vida peleando con el. Después se disculpaba pero… para mi las cosas estaban hechas. Hasta por su hermano me celaba, así vivía yo.

Cuando empezamos a convivir cambió todo a peor. Por eso hay un dicho que dice: En la convivencia se ve como es la persona. ”

¿Cómo te sientes ahora?

Mucho mejor, espero que me deje tranquila, no me creo sus promesas de que va a cambiar, todo lo hago por mi bebé y su chantaje emocional ya no me vale. Me intenta dar pena para volver conmigo pero trato de cambiarle de tema.

Si se vuelve Cristiano quizá le crea , pero por ahora no le creo. Aunque reconozco que aun estoy muy confundida y es pronto para saber que va a ocurrir con nuestras vidas.

¿Cómo te ayudó Fundación Madrina?

Vine con una amiga que conocía la Fundación. Me dieron habitación, alimentos, pañales, ropa, leche, no gasté un solo euro, ellos me dieron todo, estoy muy agradecida. Gracias a Dios me ayudaron en todo lo que necesitaba. Estoy muy contenta por que si no hubiese sido así estaría en la calle o aguantando ese maltrato.

Ahora quiero trabajar para ganar algo de dinero, estoy gestionando la nacionalidad del bebé, y con el tiempo me gustaría viajar a Perú, que allí me esperan mis tres hermanas y un hermano. También tengo familia en Lima. Aunque mis padres están separados y bien lejos.

Yo siempre digo que si uno se lo propone todo cambia, y yo se que si me lo propongo encontrare trabajo en España para ganar suficiente dinero y en Perú para mantener a mi bebé. Por el momento ya he conseguido un empleo en limpieza por horas.

¿Qué consejo le darías a mujeres que estén en una situación similar a la tuya?

Que sigan adelante, que esto es temporal, que se que es muy difícil dejar todo ( país, familia..) por irte con un hombre que en su momento te valoraba, te quería y que ya no. Una madre soltera puede salir adelante, ellos, los ex, siempre dicen que no, pero un hijo siempre da fuerza y valentía para salir adelante.

Nunca lo había sentido pero cuando tuve a mi hijo me vino una valentía que nunca había sentido. Es mi razón de vivir.

Un hombre que te insulta y te maltrata nunca va a cambiar, nunca cambian, igual unos meses pero luego vuelven a lo mismo.

Les animo a que denuncien los malos tratos y busquen ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *