hola.com

 

María Solano: “Todo lo que me ha hecho llorar lo he transformado en algo positivo”

  • Siendo madre de dos niños: 12 años y 5 meses, quedó embarazada nuevamente y sola.
  • “El aborto es lo más cobarde que podemos hacer. Siempre hay una salida”.
DSC_0003

María Solano

A sus 32 años, María Solano ha pasado momentos muy difíciles. Siendo madre de dos niños: 12 años y 5 meses, quedó embarazada nuevamente y sola. Sin ningún apoyo, decidió buscar la solución en una clínica abortiva. Al final, su miedo fue mayor y decidió no abortar. Tras su decisión, su esposo y padre de los 3 niños la abandonó. “Otro niño imposible. Escoge, o tienes al niño o yo”, fueron las palabras del hombre con quien había compartido 14 años de su vida. “Cuando mi esposo me dijo eso, con 14 años juntos, era caer. Yo he compartido una vida con él”, comenta María entristecida al recordar ese momento.

A la par de su vida personal, fue despedida de su empleo por causa de su nuevo embarazo, y a su vez, tuvo que batallar con las dificultades que este presentaba por sufrir de placenta previa, teniendo que permanecer 12 semanas hospitalizada.

Una esperanza

En medio de la desesperación María contacta un sábado con Fundación Madrina, y es atendida  por Conrado Giménez Agrela, presidente. “Él me dijo no te preocupes, te vamos a ayudar. No estás sola. Yo lloraba y el trató de consolarme de cualquier forma”.

El apoyo de la Fundación llenó a María de valentía y fortaleza. Afirma que continuar con su embarazo fue la mejor decisión. “Ahora lo tengo y es un niño hermosísimo. Si lo hubiera hecho lo iba a llorar toda mi vida”, añade.

“El aborto es lo más cobarde que podemos hacer. Siempre hay una salida. En ese momento no ves ninguna porque todo se ve negro. Y siempre se puede. Los niños son lo mejor que te puede pasar”, afirma.

Como madre soltera ha sabido sobreponerse a la adversidad y mantenerse fuerte por sus hijos, en quienes quiere cultivar sobretodo el valor de la responsabilidad.

Actualmente María forma parte del programa Emprendedoras Diamante de la Fundación. Su propósito es emprender un negocio con la ayuda de su mentor.

“Todo lo que me ha pasado en la vida lo he visto como un reto. Todo lo que me ha hecho llorar lo he transformado en algo positivo. Si no tuve padres siempre trato de ser lo mejor para mis hijos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *