Carta a la ‘Praderita’, la flor de la canela

Es amargo el sabor de la flor de la canela, niña Praderita, que te escuché tantas veces. De pronto, en la madrugada, donde te sentía tantas noches, va y suena tu nombre, y con él tus años, que no hacían falta, y tu copla. Casi siempre la misma,...Seguir leyendo...