Carta a Íñigo

Mi inolvidable José María. Che mai, viejo amigo. Perdona que haya tardado tanto en escribirte esta carta, ya sabes que a mí me gustan mucho, y perdona por el refrán que se dice -y a veces es cierto-: que todos los santos tienen octava. Y perdona...Seguir leyendo...