Penélope Cruz, amor y gloria

Dolor y Gloria ha sido la elegida por la Academia del Cine español para representar a España en los Óscar. Hay que recalcar que Pedro Almodóvar ya es un experto en Hollywood ya que casi todas sus películas se conocen bien allí. En esta última, Antonio Banderas es el protagonista del film junto con la gran Penélope Cruz.

Esta película corresponde al momento actual de nuestra actriz y estrella, porque sí, es un híbrido de las dos cosas. Y de ahí, el titular de nuestro retrato de esta semana. Para este blog, y para todo aquel que lo lea.

Muchas veces se ha contado que, el nombre de nuestra protagonista, se lo puso su padre debido a una canción inolvidable para muchos que, en su día, hizo y cantó Joan Manuel Serrat, ‘Penélope’. Una canción que inspiró a muchas historias de amor y, a muchos padres a la hora de elegir nombres para sus hijos.

¿Lo recuerdan? Bueno, pues Penélope Cruz Sánchez, de la que ya he escrito alguna que otra vez en este blog y, estoy seguro que seguiré escribiendo, ha recibido el premio Donostia, concedido en el brillante festival de cine de San Sebastián.

Un festival que ha conseguido, año tras año, lograr una fuerza mayor. Tiene incluso más renombre que el de Venecia, aunque nunca llegará a ser como los Óscar. Y, hablando de estos últimos, hay que reconocer el trabajo que realizó en 2008 con Vicky Cristina Barcelona donde logró conseguir la estatuilla que la sitúa en la alta categoría. Un premio que te permite estar en el cielo entre el privilegio y la gloria.

Penélope Cruz ronda los cuarenta y seis, nació en un pueblecito cercano a Madrid llamado Alcobendas y es artista desde que nació. Lleva el arte en la sangre además de ser uno de los rostros más bellos de nuestro país, todo hay que decirlo, las cosas como son y, con permiso de su marido. Su marido, Javier Bardem, es también uno de los artistas más grandes del cine que tiene España.

Penélope ha hecho mucho cine internacional unido al éxito que han tenido siempre sus películas, es una profesional, además de tener un rostro tan español y siempre poner pasión a sus trabajos. Es leal a sus principios, luchadora, valiente y capaz de levantar la palabra donde se la quiere escuchar.

Ella, ha viajado por todo el mundo con su trabajo pero, su marido no se queda atrás. Además de por trabajo ha viajado por causas solidarias, la última ha sido un viaje donde apoya una campaña de Greenpeace para proteger la última zona virgen del planeta, el océano Antártico.

Habla inglés a la perfección debido a todos los años que ha estado viviendo en Estados Unidos junto con su marido, y sus hijos. Luna, que posee un nombre precioso y su hijo, Leo. Y, ahora, es curioso pensar que los cuatro viven en la cercanía de Madrid, en un sitio que yo conozco bien y que no puedo decir porque ellos no lo hacen. Respetando así, su intimidad deseada.

Me dicen que Penélope escribe muy bien, que más que lista es inteligente (esto es un matiz a tener en cuenta), una gran trabajadora tanto de cine, como de series. Siempre de vez en cuando uno se lleva una sorpresa porque esta mujer ha hecho de todo. Tiene una belleza española muy característica. Ha vivido en el tiempo del pintor Julio Romero de Torres, donde fue su modelo favorita. Ahí la conocí personalmente, aquella inolvidable Chiquita la Piconera. Eso sí, debo decir que cuando interpretó a la novia de Manolete en aquella película, no tuvo la suerte que deseaba.

Penélope es una mujer que se caracteriza por su pelo tan moreno, por todos los premios que tiene entre sus vitrinas y, sobre todo, por la buena madre de familia que es. Es una mujer que gana con la cercanía y, desde aquella película Jamón, Jamón, lo cierto es que se convirtió en un icono romántica del cine más valiente. Woody Allen con el que ya ha tenido el placer de trabajar, habla de Penélope como una mujer pasional y latina, llena de amor por el cine y por la vida.

Os tengo que confesar que yo conocí a su padre hace unos años y que me cayó de perlas. Y, también, he de decir que Penélope es nuestra dama Óscar, tiene el respeto de esa gran familia mundial. Y ese respeto se lo ha ganado por la gran capacidad de interpretación y entretenimiento con el que nos tiene acostumbrados. Y que, ahora, con Dolor y Gloria se intensifica haciendo de una mujer andaluza – manchega entre la cal y el sol.

He de decir que la conozco personalmente, no demasiado..

Cuando recibió el premio Donostia el auditorio enteró aplaudió en un aplauso interminable y más que merecido. Porque la verdad, es que Penélope siempre que luche por ser una supermujer lo va a conseguir.

Y, enhorabuena niña, porque lo has conseguido de nuevo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer