Mario Vargas Llosa, mucho más que un premio Nobel

Hace algunos años le entrevisté en su casa de Lima, fue ahí cuando le conocí personalmente bajo aquel cielo “vientre de burra”. Aquella entrevista fue hace muchos años para el programa ‘300 millones’, de TVE.

Recuerdo muy bien aquella entrevista. Una casa blanca, con aire ibicenco y sobre el océano. Y, además de la belleza del hogar, el resplandor casi cinematográfico de un hombre guapo, un galán otoñal como lo es el protagonista del post de hoy, Mario Vargas Llosa. Vargas Llosa es una mezcla entre lo aventurero en lo físico sacado de una película americana y de lo enamorado de Sudamérica.

Mario Vargas Llosa nació para romper con los esquemas de la Literatura y ser uno de esos autores que siguen viviendo (ya a sus 80 años) en uno de los mejores momentos de su brillante carrera.

Su última novela sobre Guatemala, Tiempos recios, habla sobre conspiraciones internacionales e intereses encontrados durante la Guerra Fría. Es una obra que envuelve a los países latinoamericanos, donde un escritor, peruano de nacimiento ha nacido en esa ciudad que te marca para siempre, Arequipa y que, tras su estancia allí repartió su tiempo entre Cochabamba en Bolivia y la Universidad de San Marcos, donde se realizó intelectualmente Jorge Mario Pedro, alias Mario Vargas Llosa.

Jorge Mario Pedro lo podemos definir como un hombre que escribió cuentos, artículos y algún que otro poema. Porque sí, es un magnífico poeta y así lo demostró reluciendo desde pequeño y haciendo que el mundo entero leyera sus escritos. Es, además, un brillante conversador a la par que cercano y eso es lo más admirable. A primera vista, dicta todo con su figura y su flamante experiencia, una experiencia dada por haber entrevistado al menos, a diez Premios Nobel.

Sin duda alguna, impone el hecho de que haya escrito algunas de las más grandes piezas de la historia de los libros como lo son La ciudad y los perros o La fiesta del Chivo.

Hace un par de días, en El País, se publicó un admirable retrato de Rubén Darío, contándonos aquella ocasión en la que pudo hablar con Francisca Sánchez, de segundo apellido ‘Acompáñame’, fue la enamorada hija de un guardabosque de Ávila, cuando e poeta nicaragüense, la conoció. Y, cuya tumba yo defendí que ya he contado muchas veces, junto a los sandinistas, aquel día en León, donde está enterrado el poeta.

Mario Vargas Llosa es un excepcional reportero, corresponsal de las dos crónicas del hombre, la vida y la muerte, la guerra y la paz. Me atrevo a compararlo con el Pérez Galdós de todas las Américas ya que, cuenta las historias desde las dos caras de la moneda. Y esto es el rigor, el amor y en las dos se la juega como si llevara puesto el chaleco de cremalleras del enviado especial.

No sé si seguirá coleccionando pequeños hipopótamos o rinocerontes, que no recuerdo bien. Una colección que le hace más cercano el título de gran cazador de las más hermosas historias de esta selva que es la crónica diaria en la que nos movemos.

Peruano es, tanto que en su día se presentó a las elecciones para presidente de su país, porque, de haberlas conseguido, estoy seguro que hubiera sido un gran mandatario español. Ostenta, además, el título nobiliario de marqués de Vargas Llosa que, creo recordar, que se lo concedió el rey Juan Carlos I, amigo de nuestro protagonista. En algún que otro acto político hace acto de presencia y se asoma para que se le vea.

Desde el 1994 se le acredite con su pasaporte español y en el 2010 ganó y bien merecido el premio Nobel de Literatura entre otras razones porque la gente lo lee mucho y porque, sobre todo, aprenden de lo leído. Más de 500 millones de personas hablan el castellano por todo el mundo y, Vargas Llosa ha conseguido llegar hasta ellos.

Tiene una infinidad de premios por todas las obras escritas y, aprovechando que nuestro blog lo leen en todo el mundo, tengo que recomendar su última obra, Tiempos recios, que ya está en la lista de oro de los libros más leídos.

Cuanto tiempo ha pasado desde aquella primerísima obra, La huida del Inca, que ya le acreditó como un gran periodista de su sitio y de su tiempo.

Hace unos meses que hablé por teléfono con Isabel Preysler, su apoyo más cercano y el amor de su vida y le pedí que se notase la presencia de ella en todo momento y que estábamos, todo el mundo, esperando la novela con ansias.

La última entrevista grande a Mario Vargas Llosa se publicó en ABC donde el periodista relata que en la ordenada y rica biblioteca del escritor hay, sobre una chimenea, un retrato de Isabel Preysler.

Porque este blog va dedicado a ti, Mario Vargas Llosa, porque además de ser un autor mundialmente conocido, demuestra siempre la humanidad de su talante y la luz de su talento.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer