Lo bueno de Malú

Para empezar esta pregunta, que mucha gente se hace…

¿Quién soplaría con Malú las vela de hace unos días tan solo, el día quince de marzo, concretamente, cuando cumplió sus primeros esplendidos, treinta y siete años? porque si nació en Madrid, el día quince de marzo del ochenta y dos, ya pueden ajustar las cuentas, porque yo, a veces, aún si querer, me equivoco.

Lo cierto es que permanece en silencio, en un largo y por lo visto deseado, pensado silencio, que yo llamaría de los inteligentes porque en lo suyo es más rentable, a veces, no siempre estar como que no se está y con eso hacer crecer  su importancia. Pero no la necesita esta dama misteriosa, que precisamente en eso, hace resplandecer su figura lo que demuestra además de su belleza, formidable, su talento.

La otra noche, en una de esas noches entre el dolor y la esperanza que tiene mi viejo cuerpo quebrado, escuché de pronto en Radio Ole, que escucho con cierta frecuencia, en un programa de madrugada que cuenta muy bien el flamenco como hace ya muchos años, tuvieron un enorme éxito sobre todo en Andalucía, dos niños a los que llamaban de Algeciras, y que uno Francisco, Paco, tocaba la guitarra de una manera distinta, y otro que se llamaba Pepe, su hermano que cantaba muy bien, pero, además con unas letras suyas, que era mm pura poesía, y que causaban sorpresa y admiración ya de pantalón corto.

Vale. bueno, pues Paco fue, después Paco de Lucía, el más grande a la guitarra del que se tiene conocimiento en el arte de lo nuestro, y al que yo por suerte pude entrevistar dos o tres veces, en mi vida una de ellas, en aquella casa increíble en Yucatán, donde le dio por vivir, entre otras cosas porque podía bucear y sentir el silencio del océano que era una de las cosas que más le gustaban al artista a en el mundo.  Allí rodeado de iguanas y mangos me contó parte de su vida que más de una vez volví a recordar con él, en su casa de Toledo, cuando se vino a vivir aquí cerca o en Madrid, o en aquel avión a México…

Tantas veces. Ya me contó alguna vez de su sobrina Maria Luisa, a la que llamaban Malú, y que tenia mucho duende dentro. cierto: “ten en cuenta que mi hermano Pepe es un artista muy grande, y es su padre y eso ademas se hereda…”

Cierto. Malú tiene, además de eso, raza de su sangre, su profundo misterio. Tiene mucho secreto dentro. Canta como pocas, como casi nadie y a mi me esta gustando mucho más que Rosalía, que es la que viene arrasando. No solo Malú, dice cosas buenas, grandes, profundas, no solo canta bonito, sino que, además, canta. Bueno, no sé si el ultimo cumpleaños en esa casa linda en la que dicen que vive últimamete estaría a su lado Gonzalo Miró, el hijo de aquella Pilar, tengo que decirlo, a la que yo llevé a la televisión luego de hacer mucha radio juntos, que bien que lo recuerdo. Pilar, personaje inolvidable, me llamaba ya directora general, PAPITO, como recuerdo a aquellos días en los que ella estaba abajo en el garaje aquel trabajando conmigo, o yo con ella, y en la que ella era regidora de plató, junto a Gorges o Manuel Summers, por dar tan solo dos nombre.

Gonzalo, además hijo de aquel Balbín, maestro de la tele inolvidable amigo, maestro de la noticia, que ahora pasa sus días después de un largo combate mirando al bravo mar Cantábrico en su casa de Asturias, en cudillero donde yo he ido a verle, como en peregrinación y respeto.

María Luisa, que ahora dicen que está cerca del corazón del político de ciudadanos, Rivera, aunque no hay una sola foto de los dos que lo demuestre. Lo que si les puedo decir, es que Malú, que ha vendido cerca de tres millones de discos, que es una pasada, y que es sin genero de dudas, en España y en América y por donde pase, cantando, que si en el disco es grande, en la escena llena el anfiteatro, Malú que, además, tiene la medalla de Andalucía, como un servidor de ustedes, Malú, alumna de Alejandro Sánz, que ahora también vende guitarras con su nombre, Malú, capaz de haber cantado y dado vida, a una canción que a mi me pone los pelos como escarpias y que se llama Te Voy a Olvidar, y que tiene la grandeza de ser una copla que parece que está hecha para ti solo, recordando aquel decir, que decía: “A todos nos han cantao en una noche de juerga coplas que nos han matado”

Inteligente, bella, artista, Malú , María Luisa Sánchez Benítez, tiene el duende necesario  para ser admirada en profundidad, porque es genial, tanto si canta como si calla, como era aquella María Callas, a la que yo tuve el gusto de conocer y de besar su mano, enguantada, aquel día que he contado tantas veces en el Hotel Hilton de Nueva York cuando estaba al lado de aquel monstruo que fue Aristóteles Onassis,  el griego que la acompañó tanto.

Suerte, niña Malú, María-Luisa- en tu ya largo silencio. Que si está escrito, volveremos a saber de ti, cuando estalle la política española. Pero, eso si que lo sé, que tú sobrevivirás a lo que pase. Entre otras razones, cuando de nuevo rompas a cantar este verano que viene, verano del diecinueve, sé que tú volverás a estar ahí arriba, en el escenario cantando, reinventándote cada día, sobreviviendo a tu propia leyenda. Sencillamente estando. Cantando. Tienes una casta fascinante. Vienes de una familia de grandes esté quien esté a tu lado.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer