La canción ‘Macarena’ cumple 25 años

La verdad sea dicha. Tenía muchas historias para contarles tal día como hoy, cumpleaños varios, recuerdos, memorias, historias inolvidables, retratos de oro y plata, incluso con los Oscar tan cerca, tan cerca que fue anteayer, pero al final, será por la edad, será por la geografía o por lo que tenga que ser, me he quedado para recordarles algo que de alguna forma ha formado parte de sus vidas.

Porque hoy está cumpliendo 25 años una niña, como quien dice, una de las canciones más cantadas en los últimos años, una copla, porque es una copla. Aunque haya nacido lejos, la verdad es que vino al mundo en América, esa que se llama ‘Macarena’ . Tiene la gracia de que no se acaba, no se apaga nunca y porque, además de que tiene la más profunda raíz del sur, está llena de alegría. Es tan nuestra, es tan de todos, que ya se han vendido más de cien millones y pico de discos, y la ha bailado gente muy importante. Reyes, jefes de estado, artistas y, sobre todo, el pueblo llano, el de las dos orillas, llevando en la sangre el ritmo nuestro, tan fácil de cantar, mas todavía de bailar, un  mensaje por el que no pasan los años, ni los siglos. 25 años, de aquel día en que los del Río, los dos, que son un ejército, tan unidos siempre, sin un disparate que los separe, pegados con el pegamento del oficio, el duende que los une, en ana publicidad a veces comentan: “es que la bailó hasta Clinton”. Y es verdad. Y sobre todo, el bailón, con todo respeto, que fue presidente de los Estados Unidos de América, Obama, que aún lo sigue bailando en cuanto tiene ocasión de hacerlo.

Pero sobre todo, es que ha sido y es himno de alegría y felicidad, el cuerpo se hace solo al baile, nada más escucharlo y los dos del Río, a los que tengo el enorme gusto de conocer desde hace tanto tiempo, ya saben, ¿Quién no ha cantado eso que dice, y que además es verdad: “Sevilla tiene un color especial…”?

Fernando Romero y Antonio Ruíz son del mismo sitio, claro pues no faltaba más, y los dos ya han cruzado el río Guadalquivirir de los 70 años. La verdad es que tienen 71 y el cuerpo ágil para tomar la guitarra y cantar con esa voz del duende, que ellos llevan entre los dos. Cada uno en el fondo de su vida y su oficio se llevan muy bien y, si se llevan mal, después de tantos años juntos ni se les nota. La historia de Macarena ya se ha contado tantas veces, que igual ya la la conocen ustedes. Fue en América creo, y si no, me da lo mismo, pero la culpable fue una venezolana de cadera perpetua que se llamaba de otra manera. Uno de los de los del Río le dijo en un instante de inspiración y de brío: “dale a tu cuerpo alegría, MAGDALENA”

Y aquello le dio cuerda al cuerpo moreno de la que bailaba, y sonó a gloria bendita. Se encendieron todas las luces del compás y Antonio, que fue el primero que lanzó el piropo, lo compartió en el mismo instante, con su compañero, más que hermano Rafael, y de ahí en el acto surgió la llama del nombre inmortal, MACARENA, que era como se llamaba una de sus niñas.

Y hasta hoy. Se cantó en los mundiales, en los actos más principales del mundo entero, fue un himno de solidaridad y alegría. Se hicieron ricos pues claro que si, tuvieron problemas con el invento, pues naturalmente, pero Macarena estuvo  en las listas de oro de las mejores canciones durante no se cuantas semanas, hasta batir los más grandes récords, de la historia del Billboard. Una pasada, mis lectores, y ahí los tienen a  los dos, que son capaces de decir, como han dicho hace unos días en la celebración de las bodas de plata de su mejor invento musical,  “nadie nos quiere mal, no tenemos enemigos”.

Da alegría escucharlos, en la vida y en la escena, en la tele y  en la radio, en la calle , en las cuatro esquinas de la vida que se canta Macarena, a cualquier hora del día o de la noche.  Es más, dentro de poco, leo, van a celebrar sus bodas de oro con sus parientes, sus esposas, sus hijos y sus nietos, todos. Sería un buen momento para que se les diera alguna presa de las bellas artes, si es que no lo tienen. Todavía, españolísimos a rabiar, todavía,, en la ventana del éxito. Llevan juntos, no revueltos, cincuenta años. Lola flores han contado que les ayudó mucho, y Andalucía se siente orgullosa de ellos, tanto que aprovecho para decir que pasado mañana jueves es el día blanquiverde, o sea el da nuestra tierra del sur, la suya y la mía también, de la que me siento tan orgulloso. En fin, que aquí están hoy los del Río, luego de tantos años juntos, sobreviviendo a todo, artistas de la raíz a la copa, me alegro tanto de enviarles hoy mi felicitación, entre otras razones, porque tengo una nieta de algo más de dos años, que se llama Macarena. De lo que me siento, feliz y orgulloso y, además, quiero que se me note.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer