JESULÍN VUELVE A VESTIRSE DE LUCES EN AGOSTO

Será en agosto, o sea ya, cuando ese torero al que yo empecé a escribir sus memorias- cuando él ni siquiera las tenia- en su casa recién estrenada de Ambiciones, regrese a los ruedos, entre otras razones porque los toreros como él, nunca se van del todo por difícil que sea su retorno. Para Jesulín  va ser eso muy duro, porque entre otras razones, el valiente de Ubrique vuelve a vestirse de su oficio, después de haber vuelto a nacer, después de aquella noche terrible, en la que estuvo a punto de perder la vida en una carretera del sur cuando el coche se le salió del camino y sobrevivió, luego de aquel ataque siniestro, de la carretera, que es más culpable de las vidas de tanta gente que el toro, que el mismo toro, en la plaza. De aquel accidente horroroso, que impacto a  toda España, Jesulín salió vivo pero con la espalda destrozada, roto el hombre, pero no la ilusión que le ha mantenido en pie, a pesar de cuanto ha sufrido porque de aquel percance casi mortal surgió con un esqueleto nuevo, es un decir, atado con hierros, titanios, pinzas y  clavos. Una nueva armadura a la que ha tenido que ir haciéndose, ajustándose, y que  cuando cambia el tiempo por ejemplo, lo sé por gente cercana a él, se convierte en un calvario. Desde entonces, aquel chico, casi un niño, al que me enviaron a escribir lo que se su vida, muy corta entonces, pudiera contar porque de la noche a la mañana en el discutido, entonces menos que ahora, se había convertido en un resplandor, sobre todo después de sus orejas cortadas, se convirtió en un ídolo femenino.

Sorprendente incluso en las entrevistas, en los medios, un raro centelleo en el mundo en el que empezó a mandar inmediatamente. Todo lo que hacía, incluso si cantaba aquella detestable canción, perdón maestro. Recuerdo aquella memorable entrevista en la tele con una presentadora de moda en la que hizo crecer todas las audiencias. Bueno, pues por entonces, yo baje hasta su menos conocida casa del sur, que ahora hasta forma parte de los sitios a visitar en la ruta de los pueblos blancos, y que ha ido creciendo sobre todo en su propia leyenda. A veces de sonrisas, también de lágrimas y donde me había citado con él, para hablar de toda su vida.

-Pero maestro, ¡si yo acabo de llegar! Poco tengo que contar de mí, si acaso que soy de Ubrique y que lo que  hago lo hago de verdad, que soy valiente sin darme cuenta y que tengo mucho que aprender.

Llevaba razón, cuando decía eso pero ya circulaba por el planeta de los toros, aquello que había dicho en su casa de lo alto de sierra morena, el numero uno, la leyenda, Luis Miguel Dominguin que estaba aprendiendo a rezar el rosario con su  nueva pareja.

–        Si este quiere, es un torero escoba por que va a barrer a todos  los  que estan ahí abajo, no hay quien llene las plazas como él.

Y era cierto. Llenaba y, además, gustaba y mucho. Comunicaba. A las damas, las enganchaba enseguida flaco, alto, elegante en la plaza, y cercano, no solo frente al toro sino en la grada.

Era asi. Pero lo que yo se, que solo pude hablar con el un par de ratos, aún no tenia el tigre aquel que tenía en casa, ni se había casado siquiera con Belen Esteban, que fue su segunda historia. Lo que si sé, es que un día, después de hablar un rato,me pidió humildemente:

-Maestro ¿hemos dado ya de mano por hoy¿

-¿Pero donde vas hombre, si acabamos de empezar.

-Maestro, es que no se lo que decirle,

-¿A donde quieres irte tan corriendo?

-Me voy a juronear.

Perdonen por el verbo, quiere decir, recoger el huron del corral, y marcharse a cazar el conejo.

Era un gran cazador, en lo diario, el conejo, la liebre, quizá la perdiz, y quería alcanzar trofeos, eso le entretenía. Puedo contar como anécdota, que tenia poca agua, casi ninguna en el cortijo, y que yo que era , y sigo siendo, compadre de Manuel Benitez el Cordobés, y sabia lo que sabia le di un secreto.

-Le llamamos y viene, y te busca agua con unas varillas de almendro que tiene, te va a sobrar el agua, veras…

-Que venga cuanto antes, maestro, ¡le admiro tanto como torero, es mi ídolo¡

Y asi fue, vino a Ambiciones, y movio sus varillas de buscador de agua y desde entonces hay una fuente, creo, todavía que es un manantial de agua que viene de la nieve. Una gloria bendita. Lo cierto es que le lleve agua, claro que si le hice quizá el primer gran reportaje, por la extensión digo, en ¡HOLA!, y hasta hoy. Le he visto pocas veces después, solo que no pude escribir aquel libro, que nos vimos varias veces despues, mientras  Ambiciones se iba convirtiendo en leyenda, y que una vez, creo, me brindo un toro, pero no recuerdo donde. Si, que he ido siguiendo su sino, su idas y venidas por la gloria, sus apariciones, sus  escondidas, y que ahora quiere volver en Cuenca, y en unas semanas, junto a Padilla, otro superviviente guerrero de las luces y las cruces.  A la vez que deseo , maestro, que mejore Maria José Campanario, que esta pasando un verdadero quinario con sus dolores neuropaticos. Y que a ver si es cierto, que se van ustedes a casar por la iglesia, según acabo de leer no se donde. Esa si que va a ser una noticia hermosa, tanto como aquella del día que encontró agua en su finca, camino de ese pueblo de Grazalema, que es donde mas llueve de España y que a mi me gusta tanto. Y a ver si nos vemos aunque sea en Ubrique, o en su nueva casa, o en el resturante El bosque y nos echamos al cuerpo unos platos, de huevos fritos, con chorizo. Será una buena forma de celebrar el reencuentro.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer