Retrato de Brigitte, la nueva Primera Dama de Francia

Con los años, con el tiempo, he aprendido a esperar. Siempre es bueno hacerlo, sobre todo cuando la noticia dura, cuando la actualidad responde al dicho de “todos los santos tienen octava”.

Siempre, de esta forma, el protagonista, en este caso la protagonista, tiene tiempo de pasar de la urgencia del blanco y negro a la foto en color, al perfil con casi todos los sentidos de aquella persona que se convierte en noticia. Como en este caso es Brigitte Auzière de Macron, la esposa del flamante y triunfador, nuevo presidente de la República Francesa, así que esperé a que la noticia no solo se convirtiera en cierta, aunque ya estaba “cantada”, para hacer este retrato de dama, en este caso de primera dama, de una mujer que de la noche a la mañana fascina no solo a su país, sino al mundo entero.

macron-1

Se dice con frecuencia que “detrás de un hombre importante hay siempre una gran mujer” y en este caso, es bien cierto. Ya se conocen casi todos los secretos de esta mujer del norte de Francia, que de entrada y, como todo el mundo ya ha podido comprobar y ya sabe, confirmado el dato cine por lo pronto.

Si el nuevo y joven presidente, el más “niño” de la quinta República, dicen que desde Napoleón, tiene treinta y nueve años, ella, su esposa, ya ha celebrado los sesenta y tres. Así que ajusten cuentas. Ella, le lleva, como se dice en el argot familiar, veinticuatro años, casi veinticinco a Macron, la gran esperanza blanca del cercano pueblo de Francia.

Y además los dos son protagonistas de una apasionante historia de amor ya multiplicada en todo el planeta. Se conocieron hace muchos años en la Escuela de los jesuitas de Amièns, pero no como alumnos, no. Ella era profesora de teatro, de letras, y él era un joven alumno de su curso, que “inmediatamente se prendó”, con acento en la “O”, de ella. Ocurre a veces, incluso llega a ser película, es un buen argumento. Pero también ella, Brigitte, la maestra, se enamoró de su alumno. Ella era muy linda, muy culta, muy elegante, y él, era un joven al que el arte le atraía profundamente. Se veían, eso sí, porque de haber sido conocido hubiera desembocado en un escándalo, en lejanas estaciones de tren, o en parques olvidados. Allí formaron su amor, instalado sobre el silencio. Ella ya tenía hijos. París Match, que un día llevó a su portada la pareja de la mano por una carretera abierta con un mar bravo de fondo, el del Paso de Calais, donde ella tena su casa familiar. Hija, descendiente, de una familia de chocolateros muy conocidos, y dueña de una pastelería de gran prestigio en el mapa dulcero de la zona.

macron-2

Total, que por hacer más corta la historia, Brigitte y Emmanuel, que es el nombre del nuevo presidente de Francia -sus palabras de combate político, son “en marcha”-, se casaron en el año dos mil siete, según mis notas, recogidas de todas partes -creíbles-, y hoy aunque no tienen hijos de su matrimonio, si que Brigitte ya tiene a estas alturas de su anterior familia un montón de nietos, bisnietos, y hasta algún tataranieto, una historia que merecerá libro ya mismo.

Y una película incluso.

Dicen que cuando se tuvieron que separar, obligadamente porque la historia estaba a punto de convertirse en un escándalo, él le dijo esa frase que hoy forma parte ya de la historia de Francia -donde sobre todo los hechos de amor, o de desamor, se convierten en argumentos irreversibles y legendarios que pasan de generación en generación-.
Dicen que él le dijo a Brigitte: “volveré a por ti, cuando sea, y en cuanto me sea posible. Te amo y deseo vivir contigo para siempre.”

Y así ha sido. Ella hoy, es una dama de mucha clase, que viste formidablemente, juvenilmente pero sin causar molestias a nadie. El día que su esposo fue elegido por votación Presidente, ella llevaba un vestido largo de cremallera y, para defenderse del húmedo frío de las noches de mayo en París, un pañuelo que los árabes llama kefia. Sus dientes blancos, relucían en la brillante noche histórica de la elección de su esposo. Es necesario reseñar que desde que se casaron, y quizá aun antes, cada noche los dos, cuerpo a cuerpo, boca a boca, alma con alma, se contaron sus problemas y sus cuitas, y ella misma ha confesado días atrás que siempre le aconsejó con la verdad por delante, y además, “que él siempre escuchó su consejo. Es interesante reseñar que, siendo ya el ministro de Economía del gabinete del actual presidente, Hollande, siempre tuvo una inmensa fe en él. Fue en una cena a los reyes de España en el palacio del Elíseo con motivo de la visita oficial de nuestros Reyes a la capital de Francia hace unos años. Brigitte y Macron, siempre, siempre -sobre todo en los actos oficiales- de la mano, y se muestran felices, compenetrados y sonrientes, a pesar de su diferencia, ostensible, de edad.

macron-3

Él ha dicho en alguna ocasión “Brigitte, es mi esposa, es mi madre -podría serlo por la diferencia de edad- es mi compañera, mi amante y mi consejera”.

Es cierto. Él, una cabeza privilegiada en el mundo de los negocios -llegó a ser uno de los cerebros de la Banca Roschild- necesita también, el consejo, la ayuda, la cercanía, el compromiso, la presencia cercana de Brigitte. Se casaron, insisto, en el dos mil siete y este año celebran su décimo aniversario matrimonial.

Hace muchos años, servidor entrevistó por primera vez a otra Brigitte, la Bardot, que fue entonces la elegida para ser modelo de un busto que habría de representar a la libertad, la fraternidad y la igualdad de la República francesa. Como a mí me gusta, mucho, rizar el rizo, para terminar una historia, miren por donde una nueva Brigitte habrá de representar a su país, tan importante además en la historia de sus mujeres en todos los estilos y maneras, esperemos que durante los próximos cinco años. El mundo de la moda en Francia, tan importante, sabe que va a tener que sentirse muy cerca de esta juvenil primera dama, de su país, porque ella cuando camina lo hace como sobre una pasarela desde que la llamaban Bamb, en la escuela, cuando conoció a un joven de talento artístico, que le enviaba mensajes de amor, en los cuadernos de trabajo escolar.

Y siempre de la mano, física y sentidamente. Ella que es maestra de latín, de francés, y de teatro, tiene mucha tela que cortar. Dicen que igual cambia de arriba abajo el interior del Palacio del Elíseo. Él asegura que depositará su confianza en aquellos que formarán parte de su gobierno. Asegura que su trabajo será representar a Francia en el mundo. Y lo hará acompañado de la mujer que tanto ha significado en su vida. Dicen que ha dicho que le gusta mucho la clase y la personalidad de nuestra reina Letizia. A ver cuando la recibimos en casa, lo estamos deseando.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer