Inés Ballester ya salió de su calvario

Desde hace tiempo, mucho tiempo, tenía un poderoso deseo de escribir de esta mujer, formidable, bella, de la que tanto aprendo, sobre todo por que siempre sonríe, a pesar de todo, a pesar de tanto. A veces nos vemos, incluso trabajamos juntos, quizá una vez al mes, incluso dos como máximo. Es en Nuestro cine, de la Cadena de Cope, en la trece, fin de semana por la tarde. Máxima audiencia. Porque rescatan películas, incluso de blanco y negro, tan hermosas, en las que incluso yo he escrito parte de su guion.

ines-ballester

De ahí que nos veamos. Ella llega, se sienta frente a la cámara, que la quiere y mucho, y ejerce su oficio, presentadora, moderadora, gloria bendita siempre, que tira tanto, tanto de la audiencia. Gusta cantidad. Se pone derecha en su sillón, y comenta, dialoga, habla, enseña sin quererlo, es grande en su oficio. No en vano, esta mediterránea de ojos claros a la que a veces doy un beso en la sala de maquillaje, en la cabeza, porque la están arreglando, aunque está bonita aun sin que lo hagan, sabe siempre lo que se hace. Nació hace cincuenta y ocho años, en Burriana, y en seguida empezó a trabajar en eso que se llama ahora los medios audiovisuales, después de hacer periodismo en la universidad de Barcelona. Primero en la radio, la Ser, luego en la televisión. Desde muy muchacha no ha dejado de hacerlo. Y bien.

Tiene una Antena de oro, y no sé por qué no le han dado todavía el Ondas, que ya pido para ella desde ahora mismo. Ha hecho de todo, en la tele ha presentado programas toda la mañana, toda la tarde, todos los días, por ejemplo, ahora esa delicia de la media mañana que se llama, en la Uno, Amigas y Conocidas, y que siempre que puedo veo con alegría porque aprendo muchas cosas, desde las tertulianas, que son muy buenas profesionales, y que saben de qué va. Aquí no se despelleja a nadie, no se rompe para saber, se da a saber, a sabor, como un aperitivo de la actualidad con profesionalidad y cercanía. Gusta, me gusta y, además, fue ahí cuando el otro día, el otro mediodía, comento a cámara abierta, que le habían dado el alta de su enfermedad, un cáncer de mama, que la había traído herida en el pecho. Pero lo soportó, lo batalló, y ahora ya ha podido decir que le han dado el alta de ese calvario, del que ha tenido que sobrevivir, superando todas las barreras. Mi esposa me decía algunos días, que la había visto en la antesala de la consulta del médico oncólogo en la Fundacion Jiménez Díaz, que es, por cierto, y muy bien que lo hacen, el sitio de los periodistas madrileños.

ines-ballester2

 Lo contó en directo, mirando a la cámara y no por ganar audiencia, no, sino porque siempre se le va el corazón por delante, se le sube a la palabra, y dice lo que siente, aunque a veces tengan que tirarle de las orejas, porque es valiente y directa, y si tiene que pedir perdón, pues va y lo pide, sin que le tiemble su fuerte y hermoso esqueleto. Me gusta cómo es y cómo está, y siempre que puedo le digo en directo también que está muy guapa, y no es un piropo, sino que es verdad y me lo pide el cuerpo.

Ella sabe que hay eso que se llama feeling, aunque nos veamos poco, que no me importaría hacerlo con más frecuencia, aunque a veces mis compromisos profesionales me impidan acompañarla, no ya porque sepa tanto de cine, por viejo, he conocido a casi toda la estrellería de los últimos cincuenta años, y es lo que aporto a su programa, aunque a veces cuando me llama su productora Cristina Uribarri, que acaba de ser madre por cierto, le tenga que decir que no puedo.

Así, que al ramo de flores que el otro día en su programa le entregaron sus compañeras para celebrar su victoria, aquí están estas flores de cardo de servidor, en estas palabras envueltas, las más lindas que tengo a mano. Y así, a ver si la veo en persona ya mismo, y cuando me llame Cristina, le digo que voy y espero el taxi en la esquina y nos volvemos a ver antes de nada en la sala de maquillaje, que me da alegría, ahora más que nunca, porque además de tener cuatro niñas, tiene lo mejor de lo mejor.

Da esperanza, es positiva, y desde que salió la primea vez, enamora.

Da alegría, confianza, enseña y lo que es mejor, es lo que ya he dicho más arriba: gloria bendita.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer