La ‘divina’ Chenoa canta ‘Soy humana’

Ya está aquí su nuevo disco. Espléndida María Laura. Nacida en Mar del Plata, junto al océano, en Argentina, donde uno acudió un día solo por ver la estatua de aquella poetisa -mejor decir poeta, que poetisa es muy cursi- y sobre todo para una gran, tan gran mujer, como fue Alfonsina Storini, la que se quitó la vida por amor caminando sobre las aguas del océano hasta que le llegó el adiós. Una estatua a la que todos los días le arrojan flores los que la visitan.

Pues allí vino al mundo hace cuarenta años más o menos, según ella misma afirma, esta doncella que canta con una voz cristalina y personal, y que además no debe tener suerte en el amor, porque como a veces digo, nadie tiene todo en este mundo, esta Chenoa, que es su nombre de combate, pero que en realidad sus apellidos son Corradini Falomir, según cuenta su hoja de servicios.

chenoa127

Esta semana, además, aparte del disco que se titula así, Soy humana, la revista Interviú la hace aparecer en su portada con motivo también de sus cuarenta años de vida. Sonriente, infantil o casi, cubierta su alegría por una especie como de lluvia de confetis, que no por eso distraen la atención de su figura. Siempre nos gustó mucho como cantante, también como criatura, desde aquel día que la vimos por vez primera siendo casi una niña, en aquel Operación Triunfo en la que ya destacó con brillantez y presencia.

Luego vino aquel romance con David Bisbal, que hasta ahora es un bello picaflor. Y además, un día me pidió, ¡lo que es la vida!, un autógrafo para su padre. David, formidable, al sur del sur, de Almería, que siempre tiene una mujer al costado de su vida. David además padre, y buen representante de España por donde vaya del mundo entero.

Bueno, pues Chenoa fue entonces su lateral, y vivieron juntos, claro, un apasionado romance que al final no terminó en boda. Estaría escrito. Chenoa, superviviente de un cáncer de útero, que estuvo a punto de romperle la vida para siempre. Chenoa, como a mí me gusta, mostrando la espalda desnuda, si bien con un ligero escorzo de cabeza, mirando a la derecha. De perfil, mostrando, eso sí, siempre, su sonrisa. Chenoa, actriz, buena gente, que trabaja silenciosamente en más de una ONG por los demás que lo necesitan. De nuevo en su hermosa y radiante soledad, confesándose de arriba abajo, diciéndolo todo o casi todo, ofreciendo la hermosa, difícil y casi imposible mercancía de su figura.

chenoa5

Chenoa, de nuevo resucitándose a sí misma con ese tatuaje en su muñeca derecha que muy pocos han tenido la suerte de ver de cerca. Ha confesado muchas cosas, valiente y directa. Como por ejemplo, que nunca consiguió lo que de niña soñaba, que no era otra cosa que tener casa, perro, jardín y hombre muy guapo con alianza. A veces es mejor, Laura -como le dicen los que están más cerca-, que los sueños no se hagan realidad. Dice que no quiere oxidarse, textualmente, y tiene los ojos rasgados como las cobras de piel verde que levantan su cintura en la plaza grande de Marraquech, en Marruecos, donde siempre quiere uno volver.

Permite la metáfora, claro. Dice que no quiere opinar sobre la política cuando se trata de algo obligado en estos días, se siente segura de sí misma, le gusta el karaoke con gente suya, y prefiere que la cortejen, como a las palomas bellas, con palabras primero, después con personalidad y hasta un punto de madurez…

Va a dar mucha guerra todavía, y más ahora cuando reivindica abiertamente cuáles son sus armas -también se puede decir sus almas- de combate. Creo que tiene un envidiado perrito blanco y muchos proyectos. Escribe algo en sus ratos libres. Quiere estar activa, de frente y de perfil, cantando y hasta contando como acaba de demostrar en la última entrevista.

chenoa1

Es misteriosa y un punto romántica, si bien no quiere que se le note. Es mujer fuerte, ¡atención halcones sueltos!, y se cuida tanto como se esconde. A mí me encantaría que un día me recitara al oído, o cantando a lo Violeta Parra, aquello de Alfonsina

Yo espero de su disco, este último, que ya está en la calle, que nos vuelva a demostrar lo que es por dentro. Por fuera ya es insuperable. No hay más verla. Dichoso el que pueda tenerla. Es un tesoro.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer