Marta Sánchez, ‘ahora o nunca’

Me apunto en el titular a lo que dice su tatuaje, el último, espero, si es que tiene más. No necesita Marta más tatuaje que ella misma, porque les quiero decir que su foto, su lámina, su nombre, su figura incluso, es la que más florece en las cabinas de los camiones españoles, incluso los franceses, que tienen mucho material en casa de ese tipo. Debe ser este su último tatuaje, porque no lo necesita y se lo dice quien está tatuado desde hace cincuenta años cuando la gente confundía un tatuaje con un cromo pintado sobre la piel.

Marta, que es gallega, nació hace cincuenta años en esa hermosa ciudad que se llama La Coruña. Ejerce incluso en su acento, en sus ojos de mar oceánicos. La celebramos hoy aquí en nuestro blog, aunque no tengo el gusto de conocerla personalmente, todavía, por eso, porque acaba de cumplir el medio siglo, no me gusta decirlo así porque parece más mayor, pero no lo es, que está hecha una rosa de Alejandría.

marta-122

Antes tenía la suerte de verla a veces, porque vivía cerca de casa en Chamberí en un ático con piscina incorporada. La veía al salir porque aunque fuera camuflada para no ser reconocida, se la veía enseguida, no lo podía remediar. Era aquella rubia linda, explosiva, especie de Marilyn M. nuestra que iba por la calle disfrazada de rubia, porque ella creo que es morena, lo que pasa es que desde que se puso, se hizo rubia, platina incluso, en algún tiempo por exigencias de la moda. Marta Sánchez, que se apellida López, es mucho más que un icono, es un mito, alguien que cantando o callando o enamorando ha sido capaz de mantenerse ahí arriba, en lo alto de lo más alto, aunque ella misma ha dicho por esos labios en flor:

– La verdad te digo que estoy harta de Marta Sánchez.

Cosa que debe haber dicho con la boca pequeña. Porque Marta es Marta paseando por Miami, donde está su otra casa y donde es figura resplandeciente. Yo recuerdo siempre su canción Desesperada, y alguna vez la vi en México, donde también es leyenda.

Marta es además, y esto es lo más importante, una luchadora, incluso una superviviente de ella misma, que no es poco. Me dicen que se siente sola, que el otro día, cuando celebró sus cincuenta primeros años, lo pasó de dulce en la compañía de su grupo bien selecto de buenas amigas entre las que estaba Paz Vega, que nos gusta tanto, que ha nacido creo en Triana y que tiene un hoyito en la barbilla que ni la Noemi americana.

marta-111

Dicho lo cual, debemos recordar que Marta ha sido musa de cientos de miles de inconformes, que su reino va más allá que Malasaña. Que más que un reino es un planeta y que ha hecho películas de las que no se siente muy orgullosa. Es una rebelde, disconforme con ella misma, capaz de cantar a dúo y de bailar tipo galáctico. Es protagonista de muchas portadas de fuerza increíble y se ha casado un par de veces, sin suerte, las cosas como son, aunque mientras duraron, que le quiten “lo amado”.

Me gusta mucho verla y estoy de acuerdo en que también esté harta de que le digan eso de la Gaga española -entre otras razones porque también se podía decir, a Lady, la Marta Sánchez americana-. Es amada, soñada, tatuada, dama de las caderas perpetuas y, sobre todo, esa dulce y fascinante voz de terciopelo y fuego que tanto agrada.

A mí verla me rejuvenece y acepto cuantas cosas dicen de ella, adjetivos que merece, a saber: deseada, querida, incluso ambicionada como si de un tesoro se tratara. Dicen que a su fiesta privadísima, asistió también la duquesa de Montoro con su hija, a la que siempre veo en el AVE, y con la recuerdo aquel día que la lleve en brazos siendo ella una niña mientras su madre, la Duquesa de Alba, montaba a caballo en el palacio de Liria.

marta-108

Recuerdos que encadenan los recuerdos, aire suave como un suspiro -aunque sea un viento huracanado en el que guarda en su geografía- para apagar cincuenta velas como si nada, pero todos los días se empieza de nuevo, niña, así que adelante, y que me hubiera gustado mucho soplar las velas contigo y con tus buenas amigas.

Te recuerdo de cuando Olé Olé, con acento en la “e”, como a veces digo cuando de palabras rotundas se trata. ¡Te han dicho tantas veces, tantas cosas…! Te deseo lo mejor, y que llenes tu vida no de morriña gallega, sino de aventurera mayor del reino de la música. Adelante, y a ver si de verdad, como sueñas aunque no lo dices en voz alta, el caballero del cabello blanco, Almodóvar, te da de verdad una película de la que como tú dices, alguna vez te has sentido lejana. Encuentra el amor, la canción y el programa de televisión, que la sorpresa está en oferta, pero sobre todo alguien que te acompañe mientras corres un rato en la mañana de la playa de Florida, donde dejas la huella de tu pequeño pie sobre la arena de Bimini, por ejemplo.

Felicidades, de parte mía y de tantos y tantas como te admiran.

  • Desde Caracas quiero rendirle a ud. don Tico Medina mi mas honrosa pleistesia porque arrancarse a escribir a la gran voz, musa y revelación divina que es MArta Sanchez, estas letras, con una prosa cargada de sublime poesia es estar inspirado en el mismo Ruben Dario…me ha gustado y me repito a vuestro talento

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer