Jueves del Corpus

Aprendimos a decirlo de niños:

“Tres jueves hay en el año

Que relucen más que el sol

Jueves Santo,

Corpus Cristi,

Y el día de la Ascensión”

Era cierto. Por lo menos para aquellos niños de un tirante solo atravesado al pecho y aquel pantalón bombacho de Granada, de la que siempre cuando escribo suspiro, y le acompaño como un apellido, ¡Granada, ay, mi Granada! Sobre todo desde que soy cronista oficial de la ciudad de Granada y su provincia, y además hay un parque, precioso, que lleva mi nombre, Periodista Tico Medina. Porque ya saben ustedes, ¡lo vengo diciendo desde que empecé este blog! Soy de un pueblo de Granada, Entreolivos, a la sombra de un castillo nazarí de piedra que se llama Piñar y que por si fuera poco, me acaba de hacer hijo predilecto. Muchas gracias pueblo mío, que me indica siempre de dónde vengo y  dónde voy de forma implacable, inexorable.

Pero pronto, aquel niño que escribía versos a la sombra de la higuera de mi abuela, se fue a Granada por razones de trabajo de mi padre. Y vivimos durante ya media vida del reportero que esto escribe en Granada.

granada1

Y en Granada, una de las fiestas más hermosas, por no decir la más brillante, y también deseada, es la fiesta del jueves del Corpus Cristi, el día que sale la Custodia de la catedral, bajo los toldos que nos cuidan del sol y que le dan un tono cobrizo a la hermosa procesión por las calles principales, sobre un suelo de hoja de romero y de tomillo, que con el incienso emana un olor, único, que ya no se olvida en la vida de granadino alguno, como aquel niño que yo era y que siempre estrenaba algo ese día, resplandeciente día de zapatos nuevos, tal vez una camisa abierta porque ya hacía calor en la ciudad de la Alhambra donde vivía.

Todos los sentidos estaban en aquella procesión inolvidable. Bellísima. Inolvidable. Casi siempre la vivíamos en la calle de Mesones, junto a la tienda aquella de piel y cueros donde había en la vitrina un caballo, entero, disecado. Se sentía la procesión excepcional en su totalidad, hasta el ruido de las pisadas al pasar sobre las hierbas olorosas traídas de los montes cercanos.

La música, aquella nube de incienso, las autoridades, mujeres de encaje negro con mantillas, mucha curia… alrededor de aquella Custodia, riquísima, entre un clamor de oraciones cuando se rezaba, y el aplauso de los niños de la calle y la memoria de cuando yo era monaguillo en la iglesia de mi pueblo. ¡Cuánta memoria! Y sobre todo, aquel leve dolor de zapatos en el talón, zapato duro para toda la vida de Segarra, que luego volví a encontrar cuando hice la primera comunión. Y ya la Feria de Granada encima, con sus barretas, sus corazones de algo de azúcar, los caballitos… ¡Tanta memoria hoy para mí excepcional! Cómo será también hoy para los que fueron niños en Toledo, con su devoción de toda una vida y para siempre.

granada2

Hoy estaré en Granada, claro que sí.  Hace mucho tiempo que no acudo a una cita como la de hoy con mi ciudad y su gran fiesta. Ya están plantados en la plaza de Bib-Rambla, donde en tiempo de Navidad mi padre y yo íbamos a comprar el pavo del frío, y lo llevábamos a casa andando, atado a una larga soga por la calle abajo hasta llegar al Moral de la Magdalena. ¡Qué recuerdos! Arriba la Alhambra, más hermosa que nunca, más visitada que nunca, más lejana que nunca para mí, aunque la tengo cerca, ahí entre mis libros y mis recuerdos.

Ayer almorcé en Madrid escarola con granos de granada. Es un postre de sabor nazarí. Ya he leído en el periódico Ideal -que me llega cada día- de la ciudad. Continúo coleccionando granadas de todo tipo. Igual me llevo hoy una de Granada, de un viejo árbol arrancada. Estoy feliz al saber que a mi paisanísimo Miguel Ríos lo han hecho catedrático de la ilustrísima  universidad de Granada, y veo que ha bailado el rock vestido con la toga con la que ha sido investido. La música es una formidable forma de la cultura. Y más esa música de Granada, su Vuelvo a Granada me ha hecho llorar mucho tiempo. Hemingway, el maestro reportero, decía siempre: “Hay que tener una casa no donde vivir sino donde volver”.

Cierto. Para mí es un himno sin duda. Un tirón insoportable. Luego, la Feria del Salón, aquella de hace tanto tiempo, ahora en otro sitio, en el lugar del nombre tan árabe, Almanjáyar.

miguelrios

Los toreros, Fran y su hermano Cayetano, los hijos de Paquirri, se han retratado con la Alhambra al fondo para hablar de su mano a mano. Cantantes, actores, gentes del teatro, cultura, cultura y alegría al mismo tiempo. “Que no nos falte de ” con acento en la a, como siempre digo.

Jueves del Corpus en Granada. Los comics grandes en la plaza de toda la vida, agudo el sentido crítico. Como siempre. Como nunca. La Tarasca -el personaje emblemático que sale a la calle siempre antes de todo esto- ya procesionó este año con tacones de aguja, creo.

Granada, así es Granada. La gente la quiere, la aplaude, y la critica. Hoy se abrirán las botellas de ciento y pico marcas de la voz granadina. El referente gastronómico del sabor de Granada se echará de nuevo a la calle en este gran momento que vive. La devoción y la decisión juntas, como siempre, que mañana, como dice la vieja frase, Dios dirá. Yo hablaré para no sé cuántos médicos en el Palacio de Congresos de Granada. ¡Ay mi Granada, cómo agradecerles sobre todo a los médicos de cabecera, que ya no quedan, y más siendo yo como soy, carne de lamento, criatura del dolor! Les contaré de su amor, que cura más que una medicina, de la fe en la curación de cada día. Y mañana de nuevo al combate, el viejo guerrero herido en la espalda que viaja siempre conmigo.

Menos mal que este blog  es además una terapia para mí, porque mientras cuento no me duele. Duerme la aguja que llevo en mi mochila habitual. Pero además, mucho menos hoy, jueves de Corpus, la custodia de mi niñez, además de vosotros mis blogueros, hace posible el milagro. Que más vale pájaro en mano que ciento volando, menos los pájaros de mi niñez, aquellos gorriones del Zaidín que llegaban a mis balcones del barrio de la Magdalena, piando, ayudando. O sea, como en la película, El jueves, milagro.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer