Remedios Amaya, sigue manejando tu barca

¡Ay, mi niña! Mi niña María Dolores Amaya Vega, gitana de Triana, que de pronto, cuando más te esperábamos después del largo silencio, vas y te nos pones malita.

remedios-2

Malita digo, y no es poco… y ahora, después de tan largo silencio, vas y te vienes abajo y comunicas que tienes un cáncer de pecho. ¡Ay, Remedios! Cinco y pico años de vida y cantando mejor que nunca, y de pronto, cuando ya estaba en el aire tu último disco,  y te echabas por los caminos de España a cantar en directo, como a ti te gusta cantar de siempre. Incluso cuando a veces, como aquel día, te pusiste a bailar descalza, que te traía mal sonido.

Remedios, que te recuerdo de cuando te entrevisté tantas veces, ¿te acuerdas? De cuando en el ochenta y tres fuiste a cantar a la Euro representando a España y, aunque cantaste que daba gloria, como siempre, lo de la barca, vas y te quedas en la lista de los que no llegaron. Y es que un día me dijo Camarón, el de la Isla, tan grande, el gitano al que quieren hacer santo, que yo llevo una medalla suya con un  imperdible en una camisa de verano:

– Maestro Tico, ¿ha escuchao usted cantar a una niña que es de Triana y que le llaman Remedios Amaya?

– Gitana me dice usted, maestro…

– Gitana de las dos sangres, de padre y de madre, pero por bulerías es cosa seria…

remedios-3

Y te vi, la vi, morena del buen cante, y me sentí con usted en escalofrió, Remedios. Guay del bueno, guay del Paraguay que dicen los que en esto entienden. Aquella noche de la Euro no tuvimos suerte, ni la que vino después, que tampoco supo a gloria bendita, igual era culpa del traje, que tenía mal fario.

Pero bueno, ahí siguió usted, ajena al desaliento, masticando a veces la carne dura de la depresión, pero la pasión le pudo. Tuvo una hija, Remedios Amaya y, de vez en cuando, sabía de usted, poquito a poco, como “quien no se ha ido del todo” y ahora, de pronto, cuando parecía que íbamos a verla en vivo y en directo, aunque fuera por verla hacer las palmas, que es usted una palmera divina, se le nota mucho la gitanidad, que es una forma de ser distinta. El mazazo leo que viene de Bilbao y que cuenta que “como tiene que someterse, pero ya, a la disciplina dura de la quimio y la radio, de lo suyo, lo mejor es dedicarse a eso, con cuerpo y alma, que igual se puede llegar a tiempo”, que yo lo sé por la cercanía de mi propia casa. Aunque sigamos luchando, que eso parece que se va pero no se va del todo. Nunca.

Pero en el disco nuevo, Remedios, te ayuda, y mucho, -y lo sé- Alejandro Sanz, que es una garantía verdadera. Y tus seguidores de toda la vida entre los que me encuentro. ¡Ay, cómo me viene a la memoria! Hoy estoy escribiendo de otra manera, de forma distinta, morena de los ojos tan grandes y tan negros, ¡cuántas entrevistas que te hice hace tantos años cuando lo de la Eurovisión, la prensa, la radio, la televisión! Me gustaba verte, fíjate, hace treinta años, gitanita guapa, casi una niña recién venida del planeta Triana, con la profunda gracia dramática del Guadalquivir, del que puedo decir, como aquel poeta:

¡Ay río Guadalquivir!

Te vi en Cazorla nacer

Hoy, en Sanlúcar morir

Así que adelante, que menos mal que te tenemos en el último disco, tú que por tener tienes, además de tu voz, de tu cintura, aunque ahora sea otra, que el tiempo no pasa de balde, ese Grammy para el flamenco que te dieron en su día. Merecido, y bien sufrido María de los Dolores, Amaya Vega, que te echaba mucho de menos.

remedios-fran1

A ver si te veo un día, donde sea, como sea, ahora que tengo la inmensa suerte de bajar a Sevilla por lo menos una vez a la semana. Y a ver si podemos echar un almuerzo en la taberna de Antoñito, en Puerta Grande, que a veces tiene en un lebrillo aquellas papas de la Duquesa de Aba, que le dio la receta. A ver si encuentro tu rastro y te llevo, aunque sea con tu pañuelo gitano a la cabeza, como si fueras una mora morita mora que decía la copla. Y por favor, que nadie más que tú maneje tu barca, y así te remedias, tú, y nos remedias a todos, Remedios Amaya… Y que del cáncer se sale, te lo digo por inmediata experiencia. No te queda más remedio, Amaya.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer