Mar Flores: Tan conocida, tan desconocida

Siempre, pero siempre, siempre, Mar, la hermosa Mar Flores, que hasta guapo tiene su propio apellido, fue para mí como una mujer “misterio”.

Bien es verdad que todo ser humano tiene su silencio dentro, su verdad   oculta, eso que se dice habitualmente “su fantasma en el armario”. Pero más, mucho más, esta dama que de pronto sonríe en las portada de ¡HOLA!, en toda España, y que cuenta cosas con evidente naturalidad.

Lo más importante es que esta mujer, es que Mar Flores, gusta, atrae, te va, te importa, pero sabes que algo guarda en su sonrisa espléndida, ma-ra-vi-llo-sa, como quien dice sin decir aquello de… “¡ay, si yo les contara!”.

mar1

Yo la conocí en persona hace mucho tiempo, bueno, algún tiempo. Me llamo por teléfono un día mi amigo, maestro y compañero, Enrique Herreros hijo, que es uno de los que más saben de cine, y me  dio una oportunidad, ahora se llama generalmente a una cosa así  “exclusiva”.

– Si no conoces a esta modelo que se llama Mar Flores, ven a casa, que te la presento, porque Bardem la hará protagonista de su película Resultado final. Te espero.

Y fui, porque al fin y al cabo lo que en realidad importaba es que aquella nena, estupenda, que tan bien  caminaba por la pasarela, iba a pasar ni más ni menos que a ser actriz de cine. Y en una película, además, dirigida por aquel enorme director que fue Juan Antonio Bardem.

Era noticia, creo que en el año noventa y ocho. O sea, puede ser hace más o menos, casi veinte años. Era entonces una criatura magnífica a la que admirábamos como maniquí, que se decía mucho antes, a la que se le iba a dar una oportunidad tan maravillosa como difícil.

Me gustó aquella mar Flores. Creo que le desee lo mejor, en la primera entrevista. Y ya está, después se fue haciendo grande en su propia vida. En sus hijos, que tuvo cinco de dos matrimonios, fue pareja de Lequio, por el que siento, como ya he dicho más de una vez, especial devoción, aunque solo hayamos coincidido un par de veces y las dos comiendo. Una, en una de sus casas, creo que por La Moraleja, unos fetuchini maravillosos que hacía como buen italiano que es, y otra en un restaurante de buena carne argentina donde me hizo algunas preguntas, para no sé qué revista. Bien, las dos veces me gustó mucho, porque me pareció elegante, divertido y sobre todo culto. Y culto a la italiana, que es una alegría.

mar3

Poco después la conocí, si bien a través de otra persona, en otra entrevista para una serie que entonces hacía yo en Antena Tres. Fue a Cayetano, el hijo de la Duquesa de Alba, que siempre ha sido muy generoso en lo periodístico conmigo. Hablamos a pie de hipódromo, él vestido de caballista y recuerdo que me dijo, y además estará en la videoteca.

– La mujer a la que más amé se llama Mar Flores y estoy enamorado de ella.

Así se escribió, aunque luego el viento del tiempo tuvo la última palabra. Por si fuera poco, en casa siempre se le tuvo una muy especial devoción a Mar, la razón es bien sencilla, mi esposa dice que Mar Flores recibió a nuestro hijo Nacho y  le dio la oportunidad de una entrevista que se publicó en la revista Tiempo.

Así que está Mar Flores ahora tan publicada y a la vez parece ser que tan discutida, que incluso ha saltado al ruedo de la disputa, haciendo sus propias precisiones sobre este casi divorcio sonado, sobre el que va a caer mucha tinta y si no, al tiempo.

mar2

Pero lo importante es que ahí está hoy esta mujer, nacida en el sesenta y nueve. Que tiene más o menos los cuarenta y seis años reconocidos. ¡HOLA!, nuestra revista madre, la ha llevado a su portada con una espléndida entrevista, como siempre, de Roseta del Valle, una maestra en el género, con abundante material gráfico de la casa que siempre la ha mimado, y mucho, y en la que Mar, la mar de sonriente, ha abierto su corazón.

– ¿Puede alguien pasar casi dieciocho años con una persona a la que realmente no quiere y tener cuatro hijos? Yo desde luego no puedo. Me parece imposible que se pueda cuestionar también esto.

– No temo los cambios, unos me pueden gustar y otros no, pero siempre he sabido afrontarlos y adaptarme a ellos. Sigo adelante con mi vida, con los míos y sin tener en cuanta esa maldad innecesaria.

O sea, como dice Roseta, retorno al pasado, que por otro lado, siempre vuelve de forma inexorable. Ella lo sabe, lo asume, lo acepta y quiere pasar de hoja hacia delante, siempre, dispuesta a dar todavía más que una sorpresa. Las heridas cicatrizan, todas o casi todas. Merino, no solo no calla, sino que aclara,  por su parte, responde.

Ellos conocerán y solo ellos, el íntimo secreto de su amor y su desamor, aunque haya algunos que dicen saber el secreto de esta ruptura. A mí me sigue gustando esta criatura que lucha, que es capaz de tomar grandes decisiones, y sobre todo, que es capaz de contarlas, o medio contarlas. Por lo pronto, oído al parche, y atención, a esta dama con secreto que acaba de nacer de nuevo. Va a dar mucha tela que cortar, y si no, al tiempo.

  • que hermosas palabras tan poeticas que solo un profecional como usted puede engrandecer, solo el tiempo dira eso sera muy cierto esperare para seguir esta historia y si usted tiene contacto con cayetano digale te el gran amor nunca se olvida y que dios da sugundas oportunidades

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer