Joan Collins, aquella bella ‘malvada’ de ‘Dinastía’

A veces, sí, los recuerdos permiten actualizar noticias como esta. “Joan Collins, aquella mujer bella y mala, tan mala, de la serie Dinastía de la televisión, quiere llevar al cine la vida de su hermana Jacqueline, famosa novelista que hace poco murió de cáncer en  Los Ángeles”.

Se parecían mucho. Muchísimo, diría yo. No sólo en su edad,  sino también en lo físico, incluso en lo artístico, que Joan fue actriz, y lo sigue siendo, y su hermana, que escribía novelas y con mucho éxito, digamos que sin ser Daphne du Maurier, que no lo fue, sí que tenía una extraordinaria masa de lectores por el mundo y en todos los idiomas, ya que escribía relatos tipo Hollywood. Tanto es así, que la Reina de Inglaterra, doña Isabel, la hizo en su día, ni más ni menos, que Dama del Imperio Británico, con todos los honores.

2

Servidor, como siempre, entrevistó a Joan para ¡HOLA! cuando aquella serie causaba furor en España, tanto como Sálvame hoy, que es otro tipo de serie, pero real. Real quiere decir con protagonistas verdaderos, auténticos, con sus nombres y sus apellidos, que yo me la veo con mi santa todas las tardes que puedo hacerlo.

Joan, de los ojos bellos, grandes, ligeramente acuosos, sin necesidad de hacer el rabillo, ese que ahora tanto se lleva, pestaña no sé si postiza pero tipo abanico andaluz en la Feria de Abril, que ya está a la vuelta de la esquina y de la que les hablaré en su momento desde la mismísima calle del infierno, que siempre digo, que debería llamarse del cielo, porque es gloria bendita.

Joan, con uno de sus últimos maridos, con un Globo de Oro que la hizo, además de rica, famosa en todo el mundo. La esposa de aquel actor -¿recuerdan?- del sombrero tejano que era verdaderamente malo, pero malo de verdad.

1

Hace no mucho tiempo, Jacqueline, la hermana de Joan, mostró a todo el mundo su casa, suntuosa, en la que vivía en Beverly Hills, o sea en el corazón rutilante del Hollywood que permanece. Parecía una última, o de las últimas voluntades, porque después se nos fue, pero dio paso al fulgor de la nostalgia, devolviendo a la actualidad a su hermana Joan, que también escribe novelas y que no hace mucho descubrió:

– Mi queridísima hermana Jacqueline escribía grandes libros con historias inventadas generalmente. Yo, en las que hago, en las que publico, solo cuento mi vida…

Su vida en capítulos, demostrando, sobre todo que tenía, tiene, su intensísima vida amorosa. Se ha casado no sé cuántas veces, que “no hay novela más grande que la vida misma”. Joan, con decenas de películas a su haber, algunas con actores y actrices muy importantes, continúa en pie de guerra. Amando y siendo amada a la vez.

Nosotros hablamos, debe existir aún la foto en nuestro archivo, creo que fue en Londres, en la Inglaterra en la que nació, porque ella se sentía fundamentalmente británica, y lo era, no solo en su acento, sino en su propia vida, tenía y tiene un récord absoluto de popularidad, ya que durante la serie era admirada y a la par odiada, por más de quinientos millones de personas en todo el mundo.

3

Eso sí, tenía, tiene, glamour, y una belleza de primera dama del cine. Lo es sin duda. No va a cumplir ya los cuarenta, pero no le importa, eso sí, es especialmente adicta a matizar.

– No se olvide de decir que no soy americana, sino inglesa.

Ha hecho de reina, de espía, papel que le va muy bien, de “mujer que fue”, de emperatriz en crepúsculo. Su comienzo fue en el teatro y continúa a pie de obra en alguna de sus casas repartidas por el mundo. Hoy aparece de nuevo en esta historia que puede hacerse realidad. Jacqueline y Joan se parecían mucho, estaban en la edad indefinida y aún hermosa del crepúsculo. Sería una buena idea. Dos pasados en uno solo. Éxito seguro.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer