Fernando Alonso y la leyenda del samurái arrodillado

El título es largo, ya lo sé, pero el argumento es cierto. Porque si usted quiere ver a Fernando, nuestro bicampeón mundial de la velocidad, en coche, por decirlo de alguna manera vestido del todo de uniforme, ya sabe lo que tiene un grande dentro de un uniforme de astronauta: oculta su sonrisa de niño asturiano bajo el casco oscuro.

Pero si por el contrario quisiera ver a Fernando Alonso, el más veloz,  digamos que desnudo al menos de ombligo hacia arriba, se encontrará con la inmensa sorpresa de que toda su espalda está tatuada con la figura de un héroe samurái, de los que morían siempre a pie de obra, o sea, a pie de vida, armado con una espada japonesa, eso sí, de rodillas, como si esperara la bendición o la maldición de los dioses.

Yo, que soy tatuado, como saben, con un barco de vela azul en mi brazo derecho desde hace cincuenta años, más incluso, en la ciudad de la marihuana, que es ciudad Juárez, en la frontera con los Estados Unidos de América, trato a los tatuados con el debido respeto y hasta con una cierta admiración. Por eso cuando acabo de comprobar que es cierto que nuestro Fernando Alonso, que es nuestro en la desventura y en la buenaventura y, sobre todo, ahora que está atravesando un largo mal momento, he dicho para mí mismo, que es como decirlo para ustedes, que conmigo comparten si no mi cuerpo, mi alma, vamos a poner en pie para que continúe la historia de ese muchacho, aunque esté en la sombra estos días, a pesar de su edad, que lleva en su propia sangre una gota del queroseno en esa durísima competición en la que es por ahora nuestro máximo representante, aunque ojo, campeón, que está bien cerca, incluso te ha ganado este último tiempo en China, ni  más ni menos que el hijo de una leyenda como es Sainz. Él llegó el octavo, y usted, mi querido Fernando, por encima del diez, que por lo visto es una meta que usted se había ordenado a sí mismo no cruzar ni un solo día.

fernandoalonso

Es por eso que aquí estamos, don Fernando, sabiendo como sabemos que usted es pura voluntad, además de cerebro especial, lo que pueda hacer que con el coche que sea, usted volverá a ser lo que quiere y debe ser, de nuevo campeón del mundo, que buena falta que nos hace verlo derramando el champán de la gran botella del éxito, en el podio de los triunfadores, aunque en su caso usted debía exigir el que el botellón fuera de sidra El Gaitero, que a mí me gusta mucho más que cualquier otro primo hermano suyo de la geografía europea.

Así que me viene a la memoria ahora mismo, aunque no tengo, creo, el gusto de conocerle personalmente, que si no le habría pedido que me firmara un autógrafo en la espalda de mi viejo chaleco de cremalleras, o quizá también ese selfie que ahora se hace todo el mundo y que te repite de arriba abajo y de por vida. Lo que sí confirmo es que un día, estando servidor en Cudillero, abajo, cerca del puertito inolvidable, tuve la alegría de conocerle. Un asturiano total venía a tomarse una sidrina -de las que se echan a mano, cosa que hay que hacer con arte para no salirte del ancho vaso que tienes a la izquierda abajo, en la otra mano- y alguien me dijo:

– Mira, ese es el padre de un niño que no llega a cinco años y que cuando le preguntan por lo que quiere ser de mayor dice “campeón del mundo de coches”.

Por lo que leo, desde que era un chiquillo heredó de su padre la devoción por los coches de carreras y así es que los Reyes Magos le echaban todos los años uno pequeño, para su estatura de niño, pero que ya rugía, que era de verdad. Pronto cumplirá Fernando Alonso creo que los treinta y cinco, y seguirá diciendo lo que es su ley de vida:

– He sido dos veces campeón del mundo de lo mío, y eso me marca ya definitivamente. Serlo es un título, seguir compitiendo todavía y lo que me queda con el coche que sea, es una marca definitiva.

fernandoalonso1

Lo que pasa es que no siempre se tiene todo en el mundo. Porque le encuentro afortunado en la velocidad si bien no tanto en amores. Por otro lado, sé que no es fácil ser lo que es Alonso, siempre de la Ceca a la Meca, siempre rodeado de hermosas mujeres. Siempre. A las bellas rubias de nuestro tiempo les gusta más un campeón del mundo con mono de trabajo o sin mono de labor, en el coche y fuera del coche, en el podio o en los talleres, junto a la pista de fuego. Es natural, yo tuve la suerte de conocer a Fangio, que fue mi amigo durante mucho tiempo en Madrid y en Buenos Aires, con el que en alguna ocasión subí a su coche y que me decía:

– En la ciudad, amigo mío, como en la vida misma, no hay que pasar de los cuarenta…

Nunca es bueno ni aconsejable pasarse de la raya. También tuve la enorme suerte de entrevistar al Príncipe que se quedó en la carretera, marqués de Portago en su momento también. Ahora simplemente admiro a Fernando, aunque vaya en bicicleta, porque es un héroe en el asfalto con lluvia o sin lluvia, lleve los neumáticos que lleve, con barba o sin barba, porque es un gran representante de España en el mundo, que buena falta que nos hace.

Luego viene el tema de la costilla, que es capítulo aparte. Durante tiempo, hice en la radio de Madrid un programa que se llamó La costilla de Adán, que trataba fundamentalmente de la mujer como dice el viejo libro sagrado… “Y entonces Dios, de la costilla del primer hombre, Adán, creo a la mujer a la que llamó Eva”.

Cuando el catecismo primario, bien que lo recuerdo. Por la vida de Fernando han pasado algunas Evas, sin duda. Alguna tan cerca, tan cerca, que lo llevó al altar. Después, en las idas y en las venidas, apareció esta niña de hoy, asturiana también como él, que durante mucho tiempo fue la que iluminó la vida de campeón. Compañera además de la tele, antes en Asturias y ahora en la televisión nacional, un año más en una isla de Honduras presentando un concurso de supervivientes, náufragos de la fama que viven una gran aventura, los pobres, frente a las cámaras de televisión, como si fueran los últimos dinosaurios.

fernandolara

La chica se llama Lara, como ustedes saben, y es una verdadera belleza. Pero ha optado por lo suyo, que es el oficio de comunicadora, y no por ser otra vez la cola del cometa llamado Fernando Alonso. Se han querido mucho, y se han declarado amor durante mucho tiempo. Pero al final todo parece indicar que el romance ha terminado. Las últimas declaraciones de la bella presentadora antes de salir en avión rumbo a la aventura, otra vez,  es que “quiere reencontrarse a sí misma, y vivir con su gente…”.

Vale. La media costilla de Fernando está lejos del héroe. Pero mira por donde, una costilla entera, fruto de un accidente en su trabajo, esto es en el asfalto, estuvo a punto de costarle la vida. Le aprieta, le duele y ha estado a punto de quebrarle para siempre. La media costilla y la costilla entera. Cuestión de huesos, clave. Le deseo al campeón lo mejor de lo mejor, porque es verdad lo que dijo: una cosa es una carrera y otra es el prestigio. Por eso lo del samurái tatuado en la espalda entera que le llega hasta la nuca. Hay otros tatuajes que no se ven, pero que se llevan dentro, son los tatuajes de los sentimientos.

Me gustaría, aquí entre nosotros, que una vez que acabe su tajo en Honduras, tierra que yo conozco, mar que he navegado algunas veces, la niña bonita y Fernando se encuentren y lo pasen lo mejor que puedan. No quiero que sean náufragos de su amor, no se lo merecen. Mejor un final feliz, y que suban los dos al podio, ella de la audiencia y el de su oficio, pero juntos, y tomados de la mano, como en las buenas películas.

  • Soy una gran admiradora de ALONSO , es un gran muchacho , y un caballero lo ha demostrado mordiendose la lengua antes de defenderse de las personas calumniadoras . mentirosas , tramposas que existen por desgracia en este bello planeta , le deso lo mejor de lo mejor , se lo merece . Me siento orgullosa que represente a ESPAÑA , este gran país , no como otros que la averguenzan . Alonso bendito el dia que vinistes a este mundo , alegrando mi vida igual que mis hijos.

  • una vez mas mi sr medida, lo alabo y lo sigo admirando desde que leo hola cuando le quitaba las revistas prestada a la hija del vice consul para quienes mi madre les trabajaba, hoy ese gran analisis del que realiza sobre alonso, no es para menos y viene muy bien ya que el no la debe estar pasando bien seguro saldra adelante, como solo el lo sabe hacer, se que de alguna manara en algun momento el se reencontrata con ese amor que el nos compartio mundialmente o lara

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer