¡Dios salve a la reina Isabel de Inglaterra que cumple noventa años!

Como todo el mundo sabe, hoy la Reina de Inglaterra celebra, y con ella su pueblo entero, sus noventa primeros años de vida. Dicen que bajo algunos de sus sombreros, que por espectaculares que sean, que a veces lo son, hay sin embargo una cabeza segura, valiente, serena y sabia. Es fundamental. Además de que es una reina que reina, y que a veces incluso gobierna, cosa que les está velado a los reyes, y que viene muy bien en determinadas ocasiones históricas.

Las celebraciones empezaron hace ya días, semanas incluso, y están programadas con rigurosa formalidad. Si hay una monarquía a la que su gente, su pueblo, adora, en su mayoría, es la de su graciosa Majestad, que es su título, uno de ellos, aparte del de ser una de las  damas más ricas del mundo, que lo es sin duda.

reina-isabel-3

Yo la he visto en la carroza habitual, alguna vez de visita en Londres, incluso a caballo, que monta muy bien, o en alguno de sus numerosos documentales en el verde campo de su geografía. Es además, Reina de países lejanos, y madre amantísima, si bien algo distante por culpa del protocolo, uno de los más rígidos del globo sin duda. Pero se sabe que le gusta el color verde, que con el sombrero nunca se equivoca, que no es fácil, y que está decidida a que la corona, que por cierto sabe colocarse perfectamente, incluso con cien cámaras de televisión encima de su blanca cabeza, siempre tan exactamente peinada, que para eso tiene su propio peluquero que con ella viaja vaya donde vaya, o en el yate real, o en tren real, o en el avión real, que lo tiene, pero que usa poco, porque los años no pasan en balde, aunque en su caso se trate de una familia centenaria, porque su madre que todos recordamos, se nos fue con los cien cumplidos, gloriosamente cumplidos.

Digo que lo que sí parece estar claro que está más decidida a dejar su paso en la corona a su nieto, el recién casado al que hemos visto días atrás, el hijo de Diana, digo, retratándose junto a su bella esposa, delante de la blanca tumba del amor de la India. Mientras tanto su hijo Carlos, el príncipe de Gales, culto e inteligente, amante de arte, parece que pasara de hijo de Reina a padre de Rey, pero sin tocar corona como dice el refrán.

reina-isabel-2

Yo siempre recordaré las acuarelas, bellísimas, elegantísimas, firmadas por él, que la madre de Sarah Ferguson, tenía en su casa de La Pampa argentina, donde fui a verla para que me contara su vida, que como siempre, contó ¡HOLA! en su momento. Una triste historia, porque aquella mujer enamorada de un jinete llamado Barrantes, murió en una carretera en Argentina, cerca de la casa donde ya reposaba para siempre, aquel caballero, al que también conocí, y del que escribí en su momento.

Bueno, pues las acuarelas, del príncipe Carlos, una maravilla en aquel salón frente al campo donde pastaban los últimos caballos de aquel romance.

¡Una pena!

Bueno, pues cuando se casó el príncipe Andrés, también vi a la Reina en su lejanía cercana. En el balcón del Palacio de Buckingham. Y a Diana de Gales, como ya les dicho cien veces, y con esta ciento una, y hay foto, le besé la mano ligeramente en aquella cita que dio a ¡HOLA!, bajo una carpa de sed a blanca, inolvidable.

¡Tantas cosas que a veces digo! Pero hoy, teníamos que hablar, que escribir de esta Reina que nunca nos dará una entrevista, pero a la que a cambio los del sur le ofrecemos cada día a la caída de la tarde cuando San Juan de la Cruz aseguraba que  “había que examinarse de amor”, la Reina Isabel de Inglaterra, la decana de las reinas del mundo, la reina de reinas, toma una copita de Pedro Ximénez, ese vino dulce único, que se hace de las viñas de Montilla y que es una alegría para el cuerpo, así como para el alma.

reina-isabel

Y estas historias, de la ilustrísima nonagenaria, están basadas en hechos reales, nunca mejor dicho. Que Dios salve a la Reina, como dicen en sus dominios, en este día solemne, sobre todo para el Reino Unido, a la sombra de las torres en flor de sus palacios, sus castillos, y sus nietos, que hoy estarán todos unidos en torno a la Gran Abuela.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer