Hoy es, otra vez, el día de la mujer

Como todos los años por esta fecha, resulta que es el Día Internacional de la Mujer, ocho de marzo y martes. Pero es lo que siempre digo y ya lo comuniqué el año pasado también en este mismo lugar y para todo el mundo.

Pero vamos a ver. Es que todos los días son para la misma celebración. Porque empezando por mí mismo, ¿qué sería de mí sin mi parienta? Ayer mismo, sin ir más lejos, contábamos, con motivo de la muerte de Nancy Reagan, lo mucho que ella representó en la vida de Ronald Reagan, uno de los presidentes de Estados Unidos más poderosos del mundo. Y es verdad. Ya se ha escrito no sé cuánto sobre aquella frase, que además es cierta, y que grita a los cuatro vientos: “Detrás de cada hombre importante, siempre hay una mujer decisiva”.

Y es que es verdad. Es frecuente decir, a todos los niveles, aquel largo suspiro en el que se advierte:

– ¡No sé qué habría sido de mí sin ella!

mujer2

Y además es verdad. No hay más que estudiar un poco lo que es la fuerza de las palabras. Por ejemplo, leído en algún lugar: “Si tendrá fuerza la mujer en el mundo que vivimos, que ahora al planeta le llaman tierra. La Tierra”.

Y es verdad. Tres mujeres son las magistradas que juzgan a doña Cristina de Borbón en Palma de Mallorca. Una dama de cabello blanco, francesa, es la que manda en el dinero mundial, Cristina Lagarde, directora general del Fondo Monetario Internacional. Una mujer en lo que es la responsabilidad de la salud en el mundo entero. El último Premio Nobel de Literatura ha sido para una mujer rusa, y además periodista, que desde su retiro último, donde siempre vivió, ha escrito un libro formidable sobre la importancia de las protagonistas femeninas en la última conflagración mundial. Cada día más mujeres investigadoras, ocultas en su oficio, preparadas en salvar el globo de sus problemas sanitarios, porque el mundo está enfermo de verdad, alcanzan el premio mejor y mayor.

Podríamos hablar también de las atletas, y la lista sería interminable. Es muy probable que en las próximas olimpiadas estén más damas que caballeros, sin género de todo el mundo. Hay muchas, que rigen sus países, y otras que esperan el momento, en la próxima, que será la vencida como dice el refrán. En Brasil, una mujer que fue guerrillera se defiende de acusaciones desde su palacio de Brasilia.

mujeres1

Mujeres que representan la independencia, actrices, blancas y negras, que ya no es, como debe ser, una separación, han merecido el Oscar, incluso aunque este año no hayan subido al escenario de hace unas noches en Los Ángeles.

Pero el propio DiCaprio, el esperado Oscar, por fin por su interpretación extraordinaria, en El Renacido, dijo al recoger a estatuilla de oro falso, casi con lágrimas en los ojos:

– A ti, madre, te ofrezco este premio, que sin tu esfuerzo ni tu ayuda, me habría sido imposible obtener.

La esposa, la madre, la hija incluso, la nieta, la que escribe, la que soporta el hogar, en nuestro Congreso y nuestro Senado, alguien me ha confesado que hay más mujeres que hombres. Ana Rosa Quintana, Susanna Griso…, por dar unos nombres tan solo de dos de nuestras formidables presentadoras, sin olvidar claro a mi debilidad máxima que es Mariló Montero, mandan en la mañana y en la tarde, periodistas, informadoras, valientes acusadoras, que no doy todos sus nombres aunque debería, porque se han hecho las dueñas de las horas más queridas, también en la mañana, por las amas de casa.

Escritoras, columnistas, pintoras, conferenciantes, las mejores, sin duda en todos los sectores de la vida intelectual del país. Directoras, de lugares de enorme responsabilidad no solo en España sino en el mundo entero, han llegado desde todos los lugares del mundo, con toda la fuerza intelectual y laboral de que disponen los nuevos estilos de vida.

marilomontero

Modistas, fotógrafas, periodistas de raza, investigadoras, pensadoras, directoras de cine, valientes guionistas capaces de acabar con los tabúes habituales,  políticas de todo el mundo a punto de saltar a por el primer sillón de sus democracias. ¡Cuántas que ahora mismo sería imposible de anotar en esta página de hoy…!

La presidenta de Chile, el país más largo del mundo, embajadoras, soldados en labores difíciles hasta ahora solo permitidas a los hombres, en lugares de conflicto, a veces la trenza bajo el casco, y no solo en la ONU sino en Afganistán, nuestras, o en el África, mujeres que acuden a la llamada difícil de la lejana bandera negra…

Monjas del mundo entero que hacen una labor desconocida y casi suicida, contra las grandes pestes en África. Esas jóvenes que ya han perdido la esperanza, refugiadas de Siria, o de Dios sabe dónde, y que vemos todavía tratando de cruzar el muro alto de bayonetas o de  cemento, refugiadas que no encuentran refugio con su hijo a cuestas…

Sencillas y duras mujeres todavía del campo, sin ellas no habría comida, eficaces mujeres de oficina, sin las cuales el planeta no andaría, no sería vivible… poetas, y no poetisas, las mejores hoy en el mundo entero…

mujers2

Y las de casa, a las que no damos más importancia, sin la que no solo la cocina, sino la salud, la nuestra y la de nuestros hijos, no sería posible, abuelas, ¡ay las abuelas…! Que ahora hasta la publicidad más moderna ha tenido que acudir a ellas, porque sin ellas no solo no sería posible el ayer, sino tampoco el mañana…

Así que nuestro recuerdo, desde luego, y sobre todo nuestro reconocimiento. ¡Qué sería de este pobre viejo, ahora el nómada inmóvil, que todos los días recibe la ayuda directa, formidable, de esas compañeras del blog de HOLA.com!

Así que palabras como flores, que es lo único que tengo para el amplio, necesario mundo de la mujer, que nos dio la vida y el ejemplo. Lo seguiremos celebrando mañana, que también será como siempre, desde aquello de Adán y Eva, la raíz de nuestra vida.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer