Inocente es mucho más que un muñeco de papel en la espalda

O sea, los inocentes son, además de las medio mentiras que son verdades, mucho más de lo que es esa historia de todos los años en la misma fecha, hoy veintiocho de diciembre, de contar lo que no es cierto como si fuera cierto, de mentir de una forma tradicional, incluso haciendo daño, alarmar al personal de una manera creíble… La tradición, que debía llamarse la traición, que aunque suena casi igual, no es lo mismo.

Porque lo que es hoy es la celebración, aunque no me gusta la palabra porque nada se celebra sino que se sufre, de lo que está en los viejos libros, que aunque no estuviera, ocurrió, y no es un jeroglífico.

O sea, que no es solo un concurso de televisión o una noticia en un periódico que no haga más daño que el justo, o mejor, el injusto, porque hoy lo que es, es lo que hace unas semanas ya, meses incluso, ajusten cuentas, desde aquel de septiembre del año en que estamos, que un niño apareció ahogado en una playa  del Mediterráneo.

tico3

¿Recuerdan o ya lo hemos olvidado? El pequeño kurdo, Aylan. La cabecita sobre la arena recibiendo la última caricia de la ola, la misma mar que se lo llevó, el otro lado de la moneda de lo cotidiano, y el mundo entero se conmovió, todo el globo terráqueo, y se reunieron los grandes con sus desayunos inmensos al pie de los inmensos candelabros de oro y cristal, e hicieron cábalas, trazaron números, cifras sin nombres, en las servilletas de lino egipcio, carísimo, y decidieron algunas cosas importantes, urgentes.

Todo el mundo, todo, los ricos y los pobres, los desgraciados y los agraciados, que son los menos, gritaron desde las decisiones, comunicaron al mundo entero que ya el globo no era el mismo. Un niño parecía haber dado para bien el suspiro largo, larguísimo, de lo que no podía seguir siendo. Había primero que saber e inmediatamente arreglar. Al principio parecía que sí, pero después, como siempre, como casi siempre, cayó sobre aquel insoportable asesinato, aquel inmenso infanticidio, el verdadero sopor del silencio. Primero el planeta miro a otro lado, después, se ocupó de otras cosas.

Ayer, el padre el niño Aylan, que ya tiene monumento, nombre de premio para la solidaridad, foto feroz de lo que es cierto, indudable sentencia a lo que dijo parece ser que cristo: “Ni por frío ni por caliente, sino que por tibio, te rechazo”.

Y la vida sigue, y el niño kurdo, es solo, nada más y nada menos que eso, aquel retrato insoportable del niño vestido de rojo y azul, y desnudo por la desesperanza. Esa es incluso la foto más ofrecida hoy a los cinco, seis, continentes. Y nada más, aunque fue nada menos.

tico2

Y los niños que, como Aylan, de todo el mundo siguen ahogándose en los mares de la esperanza, perdón, de la desesperanza, simplemente porque sus padres, lo he dicho más de una vez, les enseñaron primero a comer, después a nadar, pero sin hacerlo. Y siguen perdiéndose los pequeños, además de los grandes, en los océanos del futuro.

Y los inocentes, que se dejan fotografiar por sus padres a cambio quizá de unos euros, en cualquier tierra lejana a la suya, en los brazos de sus madre, en los hombros de sus padres, a través de  alambradas de espinos, mirando sin ver con los ojos más bellos de la tierra, los niños del hambre, del hambre por culpa del hombre, que por lo menos debía ser si no su padre, su padrino.

Son los nuevos niños refugiados, buscadores por lo menos de un plástico o de una uralita. Todos estos también son los últimos inocentes de la historia de la humanidad. ¡Ay!, este mundo en el que estamos y al que pertenecemos. Cada día hay más inocentes en todo el planeta, una lista interminable, que no tienen culpa.

Todos los demás, sí que la tenemos. Incluso yo, que he cumplido mi ración de eso que se llama “la solidaridad” humana. “¿Y mañana qué? Seguiremos siendo también nosotros los inocentes que continuamos creyendo que llamarte inocente, ¡i-no-cen-te¡, no es más que una triste frase navideña.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer