‘La Muguruza’: Nacida para ganar

Pierna larga, falda corta, mano dura. Una raqueta de acero. Campeona.

De pronto, la bella atleta, a medio camino entre España y Venezuela, las dos sangres juntas, emerge, esta niña gigante de veintidós años, que se llama de nombre como saben Garbiñe, y de apellido Muguruza.

Formidable criatura, que en muy poco tiempo, emerge del gimnasio y salta a la pista con la fuerza de un ciclón. Tiene, han dicho los sabios en la materia, una forma de jugar magnética. Parece de hierro, pero es de seda. Las espaldas anchas, y atención, que Conchita Martínez, que es su capitana, la jefa del grupo de España, advierte:

– Y además se exige mucho a sí misma. Entrena, se cuida, se hace cada día más grande, más fuerte, y aunque hoy es la cuarta, la cuarta en el mundo entero en lo suyo, será la primera.

garbiñe

En Singapur, donde ha explotado su clase, su fuerza, ha causado asombro en la gente. Su juego da miedo, su revés asusta, “no tiene miedo a nada ni a nadie” y sale a por el triunfo. Se cuida, se crece, cuando está ganando no hay quien pueda con ella. O sea, se exige. Cuentan que Serena, la negra solemne, la diosa en la arena, le teme, la evita, y la quiere fuera.

Ambiciosa y bella. Valiente, un tsunami abajo y en la vida quiere estar arriba. Con nada se arruga. Ahora ha perdido, pero su preparador ya avisa:

– ¡Cuidado con ella!

garbine-2

En sólo seis meses ha subido hasta el número quinto de la lista. No le ha sido fácil porque se ha roto las piernas, tendones hinchados, su golpe es un cañonazo que aún resuena…

Nos va a endulzar mucho, la nueva Nadal, que ya lo fue todo, y aunque no tiene el título de maestra, lo será enseguida. Una niña grande, un acento dulce, le gusta la música, es chévere, guapa, y no tiene novio, como dice la copla, al menos que sepamos, está soltera. En la calle, llama la atención por su altura, por su espalda, por su cintura de atleta.

Es “la Muguruza”. Para uno que ha conocido a las mejores españolas y no españolas de más de medio siglo, desde aquella Lili Álvarez, discreta, sangre de aristócrata, dorada, hace medio siglo Raqueta de oro, hasta esta Muguruza de hoy, ha pasado mucho tiempo y siempre hemos tenido guerreras, raqueta en mano- la raqueta es una guitarra que tiene de acero las cuerdas. Garbiñe nos va a dar muchas noticias. Y si no, al tiempo. Las rusas, que no tienen miedo a nada ni a nadie, la temen, hablan en voz baja de ella.

garbine-3

Es bueno que en esta tierra nuestra de muy buenas tenistas, de verdad, muy buenas, que “la Muguruza” nos de titulares, nos traiga ilusiones, como en los mejores tiempos, que siempre las hubo, hasta ser leyendas.

No olviden su nombre, Garbiñe Muguruza. Será la primera.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer