Tiempo de mochilas

Después de esas fotografías de ayer, del niño ahogado en la playa, que nunca será ya la playa del sol sino de la sombra, hoy los niños vuelven de otra manera -menos mal- a ser los protagonistas de este blog, que ya no es mío sólo ni de ¡HOLA! sólo, sino de todos vosotros, ustedes, perdonen que a veces les hable de usted y a ratos les tutee. Les twittee, sería mejor decirlo, porque se ha convertido, sino en patrimonio de la humanidad, sí en patrimonio de la solidaridad, que no es lo mismo, pero que debía ser lo mismo.

Dicho lo cual, aquí me tienen hoy. En todos sitios ha habido una invasión de tortugas. Llegaron los niños galápagos, dicho todo desde la simpatía y el amor, sobre todo, a esos pobres niños, a veces “pobres niños ricos”, que han vuelto a clase, los que tienen la suerte de tener clase, que no son todos, cargados, más que acompañados, por sus mochilas. A veces verdaderos sacos de marines, auténticas conchas de enormes tortugas que les hacen, más que caminar, en principio, cargar con lo que deben: libros, papeles… ¡Qué sé yo!, más los aparatos mecánicos de su vida cotidiana, los alimentos, siempre más de la cuenta, de las madres que además los han tenido todo el verano en la mesa de hule de sus casas.

nino-cole-gtres

En fin… que quieren que les diga a ustedes, vosotras, que no lo sepan. Pero ya hay voces médicas autorizadas que ponen el grito en el cielo diciendo: “Vale, mochilas sí, pero ligeras”, que no se conviertan en jorobas imposibles de trasladar en las que, si lo repasan bien, verán que puede sobrar alguna que otra cosa pesada e innecesaria. Los huesos de los niños mochileros sufren, y mucho, quizá tanto -por hacer un parecido- como esos chiquillos que a veces vemos en las teles, inditos de la India una, y de los indios otros, que cargados de basura o de cobre suben y bajan los cuatro puntos cardinales de la tierra.

Yo, como saben ustedes, mis leales -que ya somos una docena como poco, aparte esa dama Amelia que ni un sólo día deja de animarme desde no sé dónde, y que no es mi madre ni en mi familia tengo a nadie que por ese lindo nombre sea-, lo que sí quiero descubrirles es que he llegado a esta nueva y fulminante forma de expresarme, de co-mu-ni-car-me con el mundo entero. A mí lo que me gusta, después de tanto cantar y contar, es servir; y no sólo para entretener, sino para eso, servir, ayudar, tal vez, pienso que harto de tanto como he dicho, tantas palabras inútiles, a lo largo de “Toda una vida”, bolero…

Las mochilas, que son además una expresión de la modernidad, de la actualidad, de la moda… que ¡HOLA! Fashion, la mejor revista de moda sin género de dudas, y de la casa ¡HOLA!, ya ha contado en más de una ocasión. Felicidades Belén, que lo estás haciendo de capricho. Imagínate que yo soy lo más lejano al fashion, pero ¡he conocido a tanta gente con ese resplandor que algo se pega! ¡Hasta la hermosura de los demás!

ninos-cole-01-a

Mochilas con nombres, con nombres propios, o incluso doradas, plateadas, con rostros, con fotos pegadas, a veces de los familiares más cercanos; mochilas que se pegan, que se abren y se cierran con llaves, con números como las cajas fuertes; mochilas de distintas edades, con las firmas auténticas de los ídolos del fútbol, de las series de televisión; mochilas con los garabatos de Juego de Tronos, de trinos, de trenes, mochilas con televisión incluida -como les cuento-, con el nombre de una niña, de otro niño; mochilas con bolsillos, con piolet; mochilas de verano, de invierno; mochilas pequeñas, casi de bolsillo; mochilas con ventanas a la calle, con música incorporada de los últimos ídolos; mochilas con otras mochilas dentro, de combate, de camuflaje, de héroe del esquí, de seda de paracaídas, de lona azul de tuaregh…

En fin, qué quieren que les diga, hermosas mochilas, a veces, a las que le sobra casi todo, pero pesadas espaldas postizas que en su día tal vez necesiten de la ayuda del calcio en los huesos. Mochilas que desprenden algo muy malo en las escuelas y los colegios, que es la envidia infantil, el desasosiego, la culpa…

Madres mías, ¿qué es lo que podemos hacer por las mochilas de nuestros hijos para que dejen de ser un sacrificio de cuerpo -y a veces del alma-, y se conviertan en un alivio, en una ayuda, que para eso fueron creadas desde nuestros abuelísimos hasta nuestros días?

Yo, que he sido un niño sin mochila -que lo llevábamos todo a mano entre otras cosas porque había bien poco que llevar, y si acaso, una cantimplora de segador-, me atrevo a decirles que vigilen el modo, la forma, el precio… de la mochila de nuestros hijos, y que no se convierta en un escaparate o una vitrina para nadie. Que sea eficaz, útil y sobre todo, sobre todo, que los niños lo sepan y se lo crean. Que no se convierta en: “Dime qué mochila llevas y te diré quién eres”, adagio que aunque puede parecer cierto, hay que estudiar.

ninos-ahorro-01-a

Pero sobre todo que no tuerzan la espina dorsal de nuestros hijos, que no quiebren el esqueleto de nuestros nietos. Que no sean lo que parecen ser muchas de las calles, los autobuses, las puertas del colegio, la escuela, de nuestro futuro. Que empiecen aguantando nada más que el peso de sus estudios, que no es poco, que ya es bastante, que ya es suficiente. Que la invasión de los  pequeños no se convierta en un raro documento de sufridos porteadores desde que casi vienen al mundo.

Por eso, como fui estudiante -discutible, nada ejemplarizante- que llevaba en su cartera de cartón, imitando al cuero eso sí, hasta llegar a la piel de cabra, me firmo hoy, y por una sola vez.

En lugar de Tico Medina, Tico Mochila.

  • No lo puedo creer!!! Gracias por hablar de mí en su blog, qué Dios no lo cuide entodos los aspectos, para seguir leyendolo por mucho tempo más, saludos y a brazos desde , San Diego,California,EEUU.

  • Estoy de acuerdo sobre las mochilas, siempre he pensado neste assunto……aqui en Portugal es lo mismo…….los ninos carregan en sus espaldas “el peso del mundo”……..tal como ustedes yo estude sin mochila……tenia unas pastas de carton…….assi todo cambio.

Responder a vera Cancelar la respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer