Adiós Zerolo. Luto en la bandera del arcoíris

Con unos días de retraso, aunque siempre fiel a la palpitante actualidad (al menos así me crié a lo largo de toda una vida de reportero), escribo estas cuatro letras, que ya de por sí había iniciado, con el pésame urgente, hace unos días, para poner en pie en este blog nuestro de cada día el nombre de Zerolo.

zerolo5

Ya es ceniza, como fue su deseo, este luchador de la eterna sonrisa: “A veces me levanto sin ganas, pero sigo peleando”. El cáncer de páncreas, implacable, había firmado su “crónica de una muerte anunciada”. Lo había sellado en su propio rostro. Llevaba en él su firma inapelable, porque a pesar de todo, Zerolo sonreía. Y esa ha sido la palabra sagrada que en todos los medios de comunicación se ha acuñado al pie de su retrato, con la gorra de cuadros escocesa, con su sombrerillo tirolés, o con los rizos, a veces prestados, de su cabellera. Su mensaje siempre fue constante, directo, el mismo, a veces gota a gota, a ratos un salto de agua. Pero siempre al pie de la bandera de siete colores, del iris total, de la condición humana.

Solo unas líneas, porque he visto despacio, tranquilo, casi una a una a las personas de la larga cola en esa hermosa plaza,de donde nunca se debió marchar el viejo ayuntamiento de Madrid, en el corazón de los Austrias.

zerolo4

En la soledad de mi camarote, aquí mientras llueve fuera, cuando casi a mediodía el sol se ha ido del todo, cuando continua, no sé por qué, esa negra paloma que no se va al pie del limonero que no da limones y que un día me traje del huerto de don Francisco en lo que fue el escondite de Boabdil en La Vega, – esa negra paloma que no se va aunque no haya migas de pan en mi ventana-.

Desde allí he visto despacio, con la precisión del coleccionista de sellos, esa larga galería de los que esperaban para rendir homenaje a Zerolo, que se fue en la hermosa juventud de los cincuenta y cuatro años, cuando muchos seres humanos empiezan a vivir de nuevo.  Llora el mediodía en el que escribo, y veo algún rostro conocido. Sí, alguna dama camuflada, gentes diversas que van en fila con una rosa en la mano, otros con un clavel, gafas negras, tristeza, tristeza, tristeza…

zerolo7

También las imágenes de la bandera de los siete colores del iris, por cierto que el negro no estaba, hoy sí por el luto, aunque el negro no es la negación del color, sino un color más, por ejemplo, el color mas español, decía Picasso.

En Chueca, los colores de la bandera de la igualdad, de la solidaridad entre los seres humanos, aquellos a los que no les dio tiempo a elegir el camino, está en el suelo mismo, las banderas, algunas a media asta en los balcones. Y Zerolo, a puerta cerrada, como aquella cabeza prematuramente desnuda que un día encontré en el fondo de aquel lago azul de Yucatán en México.

zerolo2

Niños de la mano de sus padres. El rito del adiós, adiós muchacho siempre, Zerolo adiós, por cuanto aguantaste hasta poder gritar desde que viniste al mundo. Un día, hace muchos años, te di la mano en el Puerto de la Cruz de Tenerife. Iba con César Manrique, el hombre isla que se inventó otra isla donde vivir. Hasta allí donde te encuentres, que sé que será un buen sitio porque tienes que estar en el lugar de los que nunca dejaron de pelear, no solo por la verdad de ellos mismos sino de los demás, ahí va esta margarita de papel, mejor esta esterlicia canaria encontrada aquí entre mis recuerdos.

Por lo que hiciste, por haber intentado cambiar el mundo en el que vivías, convivías, y sobrevivías. Por hacer más importante este puñado de historias diarias, aquí está atada a tu bandera, con todos los colores del iris, este lazo negro por los que gritan ¡por fin! gracias a ti, y por los que callan, también… déjame que juegue a las palabra. Del Zerolo al infinito.

  • Siempre quedará en nuestra memoria por la lucha de los derechos Sociales……..es de los pocos políticos que todos recordamos con una sonrisa y no creo que nadie o casi nadie pueda decir nada malo de él….sino todo lo contrario…….

    Y otra pregunta que nadie responde¿¿¿ cuándo acabaremos con esa maldita enfermedad¿¿¿ Por qué los medios de comunicación mienten tanto sobre ella¿¿¿¿ no hay más que visitar una planta de Hospital oncológica o ver las unidades de paliativos para saber la cruda realidad…yo perdí a la persona que más quería y la que más me quería y vi cuánta desinformación hay…y como se tapan tantas cosas…….sólo se habla de lo que interesa.

    Mucho amor a todos los fallecidos por esta u otra enfermedad que lucharon por hacer una vida más agradable a los demás y a todos los familiares que los cuidaron y están aquí.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer