La verdadera diadema de la reina Letizia

Con la escasa autoridad que me da el haber sido un servidor de ustedes, aquel que en su día contó para el mundo entero -sí, para el mundo entero- en el programa de Terelu Campos, entonces en las tardes de TeleMadrid, ‘Con T de tarde’, que el entonces príncipe Felipe, heredero de la corona de España, tenía novia, y que era una presentadora de televisión rubia que daba las noticias vetc, etc, en La 1…

pedida

Cosa que se demostró, esa misma tarde, y que de alguna forma hizo que se adelantara el comunicado oficial anunciando las relaciones de don Felipe con la periodista de Televisión Española, doña Letizia Ortiz Rocasolano.

Con esa especial anotación en mi ancha vida profesional, y con la confirmación de la misma -para bien de la historia de nuestro país-, aunque siempre diga que no soy monárquico, que no lo soy, si acaso digo, que “reypublicano”, cosa que siempre digo jugando al juego que más me gusta que es el de la palabras.

Escribo mi post de hoy para decirles que cada día me gusta más lo que hace doña Letizia, nuestra Reina. Siempre está donde debe estar y no está donde no debe estar, aparte de que, piénselo en serio, no es fácil pasar de reportera a reina, -que son las dos erres de su corona- y lo está haciendo con cuidado, que no está el momento para indecisiones, con todos los sentidos puestos en su misión, cada día más difícil.

letizia

Porque por encima de las diademas, que son tan lindas, en este caso concreto tan merecidas, aunque me consta que en alguna ocasión se ha puesto alguna de las de sus hijas de la sección de juguetes de El Corte Inglés, por ejemplo, de las que no llegan a diez euros la unidad, cuajadas de brillantes falsos, aparte de la que lució el otro día, tan dignamente que no es fácil, que de lo sublime a lo ridículo solo hay un paso, y como si la hubiera llevado puesta de toda la vida. Fue en Dinamarca en la reunión de las reinas, últimas, de la cristiandad.

tiara

En el “Juego de Tronos” de esa noche, doña Letizia, del brazo del rey de España, don Felipe, fue y quedó como la mejor de todas las coronas presentes.

Y sé lo que me digo. Bueno, pues esa diadema –una diadema no es fácil de llevar, y si no me hacen ustedes la prueba frente al espejo del baño-, que tiene ya la historia de que se la regaló don Felipe, pagándola de su propio bolsillo, que la Reina paseó con dignidad, prestigio, como quien la lleva toda la vida, que tanto fue retratada, y comentada para bien y para mal, siendo importante, que lo es, tiene el resplandor del momento, si bien para este observador -antes a los reyes se les veía a través del telescopio y ahora se les observa por el microscopio- es otra la diadema que más luce en el perfil de nuestra reina: “La de su palabra”. Lo que quiere decir lo mejor posible, en el menor tiempo viable. Y lo hace con la profesionalidad de quien la comunicación fue su oficio, y ahora ya el sentimiento de que lo que dice, tiene que ser, no su verdad, sino la verdad con mayúscula.

Vamos a ver. Cuando se corta el pelo, a lo ‘bob’, que está tan bonita, o se deja el moño que lo luce como una andaluza de Julio Romero de Torres, y aparece tan guapa, o con la media melena, o como sea, y no es solo un piropo, lo hace de forma eficaz.

Que sepan que está ahí, más que en un sello, o en una moneda, con su acento en la vida, su forma de estar, sí, pero además en su manera de ser. El mensaje. Lo que importa, lo que acerca, lo que compromete, lo que hace falta escuchar, que después vendrá lo de hacer, ya mismo.

leti

Por eso el otro día -a la que solo he dado una vez fugazmente la mano, en un barullo, en la feria del turismo del año pasado- en la entrega de los Premios Woman, espléndida revista del grupo Zeta- además de la foto, en la que aparecía, bellísima, junto a otras mujeres premiadas por su labor en el tiempo que vivimos, no era lo más importante su rostro, casi transparente, sino su voz, estupenda, clara. Como en sus mejores tiempos de los telediarios. Lo importante de la foto era el pie de foto, cuando entre otras cosas dijo:

– En el mundo de la mujer hoy, hay muchas cosas que se deben mejorar y cambiar. Por mencionar algunas: cosas relativas al analfabetismo, a los matrimonios de niñas menores de edad, al paro femenino, la desigualdad en los salarios, y en el tiempo que hombre y mujer dedican a la casa y al cuidado de los niños.

Impecable, implacable, conociendo la fuerza de las palabras, escrito, se sabe, por ella misma. Eso es lo que ella sabe, porque lo sabe, lo que queda, lo que compromete.

El peinado, la ropa, si hay o no que llevar joyas a tiempo, -la espléndida, delgada, figura de la Reina de España, en el funeral de hace unos días, es suficiente para demostrar el luto, además de oficial- interior, el gesto, la manera, distinta y no distante…

En fin, que me siento bien hoy, de lo que veo y de lo que cuento. Y me viene a la memoria ahora mismo, aquel día que a doña Pilar, tan verdadera, le pregunte:

-¿Y no echa usted de menos la corona, señora?

Y ella me respondió, rápida, mirándome valiente, como siempre, tan parecida a su padre don Juan , que tantas veces me enseño sus tatuajes:

-¿La corona dices? Yo ya tengo la mía, ésta blanca de mi pelo, de mi edad ¡esa brilla como ninguna!

Y se alejó sonriente. Como doña Letizia, cuando lea este post, debe sentirse, cuando lea, que lo va a leer, esta página de abril, casi mayo, y recuerde, que no soy cortesano entre otras razones porque, se que hay corte en esa casona grande del encinar del Pardo, donde a veces ven a las tres niñas de la casa juntas.

Por cierto doña Letizia, señora, ¿Qué escribe usted cada día en su diario? Me dicen que lo buscan, por todos lados, en las redes, en donde pueda estar, y que no lo encuentran… Yo sé que lo tiene, señora. Porque ni un solo día ha dejado de ser lo que fue primero, periodista. Y es difícil que una buena reportera no cuente, aunque tenga tan buena memoria, aquello que debe contar y debe callar al mismo tiempo. Pues sepa, que lo están buscando.

  • Hola Tocó soy de Granada te veo los jueves en la tarde aquí y ahora de Canal Sur, me gustaría que estuviéramos más días, y tu blogger me gusta porque sabes muchoy lo cuentas todo muy bien.estoy de acuerdo contigo en lo que dices de nuestra Reina Letizia. Un abrazo

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer