Cómo se hace una celebrity

Muchas veces me han preguntado: “¿cómo se hace una celebrity?” Pues bien, hoy os lo voy a explicar. El show business es un mundo que continuamente necesita de nuevas caras. Siempre lo he sabido, pero tomé más conciencia de ello durante los años que trabajé en Estados Unidos. Al regresar a España y montar mi propia empresa, Alfín Producciones, lo primero que hice fue crear un departamento dedicado a las celebrities y a la búsqueda de ‘new faces’.

 

 

El talento irradia una luz especial que percibo al instante. Miro a la persona y veo con claridad que tiene muchas posibilidades para triunfar. Sin embargo, el camino a la cima no es fácil. Debe tenerse en cuenta que hablamos de diamantes en bruto que hay que pulir. Y aquí es donde entro yo. Lo primero que hago es reunirme con esa persona y saber en qué apartado del mundo del espectáculo quiere desarrollarse, cómo ha procedido hasta ese momento para cumplir su sueño y también medir su espíritu de lucha y sacrificio. Para qué vamos a engañarnos, hablamos de un mundo muy difícil, donde la competencia es brutal, y si no estás dispuesto a trabajar duro, no vale la pena intentarlo. Después de la reunión, llega el turno del análisis. Para esto cuento con la ayuda de mi equipo. Cada uno de nosotros expone su punto de vista, los pros y contras, y juntos tomamos la decisión final. Es posible que alguna vez nos equivoquemos, pero, con el corazón en la mano, os digo que siempre pensamos en el interés común.

Todavía sigue enterneciéndome el momento en que contacto con la que puede ser una futura estrella para decirle que me hago cargo de su carrera. Es una gran responsabilidad cargarse a la espalda el sueño de alguien, y cuando lo asumo, me gusta implicarme en cuerpo y alma. No se cómo lo hacen, pero consiguen emocionarme. Es tanta su alegría que me la contagian. A partir de ese momento, empieza mi trabajo como manager, y, porqué no decirlo, también como starmaker.

 

 

 

Como ejemplo, pondremos a una chica que desea ser actriz. Lo primero que hago es analizar por un lado su formación y por otro su imagen, esto último con la ayuda de un equipo compuesto por especialistas en belleza y moda. Hay personas que no explotan todo su potencial porque no saben cómo sacarse partido. Una vez hemos desarrollado el look, se lo presentamos a ella para que nos de su opinión. Se trata de que le guste y se sienta cómoda con los cambios que le aconsejamos. Cuando conseguimos el look perfecto, pasamos al siguiente nivel, en el que se llevan a cabo las labores de campo. Es aquí donde mi equipo y yo nos ponemos en contacto con las productoras para saber qué proyectos están desarrollando y para ver si existe alguno donde encaje nuestra actriz. Una vez elegidos los que más cuadran, si todo va bien, llega el turno de los castings. En este punto lo que más necesitan de mí es saber que estoy a su lado. Es normal, los nervios antes de pasar la prueba y luego la espera hasta conocer el resultado. Los días pasan y los castings se suceden. Hasta que llega un momento en que, gracias a la perseverancia y el trabajo bien hecho, los productores llaman para ofrecer un papel. Si se trata de televisión, estamos de suerte, porque es un medio que tiene la ventaja de que lo ven muchas personas. Lógicamente, esto también representa que una cara empiece a sonar y sea reclamo para otros trabajos.

Existen muchos mitos acerca de la fama. Algunos aseguran que la vía más rápida para alcanzarla es acercarse a rostros muy conocidos. En el caso de nuevos talentos, jamás lo aconsejo, porque eso opaca su faceta profesional y les coloca en el disparadero mediático. Es por eso que hasta que no consiguen hacerse un hueco a nivel profesional, prefiero que sólo acudan a actos relacionados con su trabajo. Otro punto muy importante es el trato con la prensa. Siempre he tenido claro que el periodista es amigo, no enemigo. Por tanto, hay que atender, siempre que sea posible, las peticiones de entrevistas que lleguen.

 

 

Y ahora volvamos a ese primer papel que ha recibido nuestra actriz en una serie de televisión. En este punto de partida, la experiencia me ha enseñado que con talento, perseverancia y profesionales a tu lado que luchan por ti, si las cosas se hacen bien, los objetivos se cumplen. Nunca debe perderse la esperanza. Hasta el próximo post, amig@s. Nos leemos.

 

Sígueme en Twitter

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.