La vuelta

Lo sé, volver a la ciudad, a la rutina, a los horarios, al trabajo… es duro pero pensándolo bien creo que es fantástico tener dónde volver, por eso me siento muy agradecida. Luego esta esa sensación de retomar tareas, de volver a organizar horarios… pero todo lo que empieza también tiene un punto muy positivo: mejorar aquello que no te encante, cambiar hábitos y dar la mejor versión de una

Continúa leyendo