La historia del Buda de Oro: un secreto guardado por los monjes durante siglos

 

Si vais a Tailandia visitaréis cientos de templos con budas de todas formas y tamaños pero nunca olvidaréis uno muy especial que va a ser el protagonista del post de hoy: El Buda de Oro.

En Bangkok se encuentra el Templo de Wat Traimit, también llamado Templo del Buda de Oro. Allí descansa el buda de oro macizo más grande del mundo que mide 4,6 metros de alto y pesa 5 toneladas. Debe ser impresionante!!

Al lado del buda, dentro de una vitrina, se encuentra un trozo de arcilla y una carta que cuenta la siguiente historia…

En el siglo XIII, los monjes que custodiaban la imagen de oro macizo la taparon con una gruesa capa de arcilla para protegerla de los pueblos invasores. El secreto se guardó con tanto ahínco que se perdió y tiempo después ya nadie recordaba la verdadera valía de este buda tan especial.

En el año 1955, se inició el traslado de la imagen del buda y el gran tamaño de la escultura y las lluvias que cayeron sobre ella hicieron que la arcilla se resquebrajase, dejando verse unos destellos de luz a través de las grietas… El buda de arcilla era en realidad un buda de oro!! Y así fue como desveló un secreto que había permanecido oculto durante siete siglos.

Dicen que “No es oro todo lo que reluce” pero en este caso la frase tendría que ser al revés: “No es barro todo lo que no luce”. Detrás del buda de arcilla había una riqueza incalculable así que no siempre las cosas son como parecen y las apariencias, en ocasiones, engañan.

¿Os gusta la historia del Buda de Oro? A mí me parece que tiene una moraleja muy interesante así que me quedaré reflexionando sobre ella mientras pienso en el siguiente post. Y, por supuesto, esperando vuestros comentarios!!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer