La Calavera Joya, la escultura más cara jamás vendida.

“For the love of God” pesa 1.106 quilates, se exhibe en el museo di Palazzo Vecchio, de Florencia y ha sido vendida por más de setenta millones de euros. 

Dentro de una vitrina, en una habitación muy pequeña, custodiada por un guarda, donde sólo entran cuatro personas, me recibe la obra “For the love of God” del artista británico Damien Hirst. Tengo mucha curiosidad por ver la reproducción de una calavera humana fabricada en platino y cuajada de diamantes. Completamente oscura, sólo ilumina la pieza una luz que cae directamente sobre el cráneo, haciendo brillar los 8.601 diamantes que tiene incrustados.

Al acercarme para ver con detalle este pavé de diamantes tan particular, descubro, sobre la frente de la calavera un diamante rosa de 55 quilates talla pera. ¿Quién da más? Una escultura de diamantes cuyo peso total es de 1.106 quilates.

La calavera está siendo exhibida en museos de todo el mundo desde el 2007 y su gira mundial, que empezó en la galería White Cube de Londres en junio de 2007, finalizará, probablemente este año. Hoy está expuesta en Florencia, en el Museo di Palazzo Vecchio hasta el 1 de mayo de 2011.

La pieza fue fabricada por Bentley & Skinner, conocido joyero londinense y según dicen, es el encargo de joyería de mayor coste económico desde las joyas de la Corona Británica. Ha sido supuestamente adquirida por 74 millones de euros por un grupo inversor no identificado. Probablemente es la obra más cara de un artista vivo y la escultura más cara jamás vendida.

Esta obra eleva a la joyería a una dimensión donde, además de ser un valioso complemento personal o una magnífica inversión, también puede convertirse en una obra de arte en forma de escultura con la que disfrutar por el mero hecho de contemplarla. Quizás te provoque admiración, asombro o, debido a su temática, repulsión, pero lo cierto es que no te dejará impasible la belleza natural de sus diamantes.

  • Pero, la base es una calavera real o una reproducción? Porque los dientes resultan muy naturales y parece que están incrustados en el hueso. Dices que puede ser un “complemento” o una escultura… Qué tamaño tiene? Me resulta difícil ver esa versatilidad. Por último el nombre no deja de ser curioso, “Por el amor de Dios” y no en el sentido de la exclamación que usamos en castellano supongo…”Vanitas Vanitatis” hubiera sido más apropiado. Lo que es cierto es que no deja indiferente esa transgresora combinación de lujo y muerte, de mucho y nada.

    • Hola Ana. La base está hecha en platino pero, efectivamente, se ha fundido sacando el molde de una calavera del siglo XVIII. Los dientes son los auténticos de esta calavera. Respecto a la otra duda, me refiero a que normalmente, al pensar en una joya, nos imaginamos un complemento para lucirlo o también una oportunidad para invertir en un valor seguro, pero que, con este ejemplo, se demuestra que la joyería también pueden ser una obra de arte (con más o menos seguidores) con la que se puede disfrutar al mirarla, igual que un cuadro. En cuanto al título de la exposición… tampoco yo lo tengo nada claro.

  • El grupo de inversores anónimos no es otro que el propio Hirst y su sociedad… suele hacer eso con sus obras, es otra manera de crear espectáculo, sacándolas a subasta y así volver a agitar los medios… puja por ella, sigue siendo suya y consigue mucha publicidad…

    Efectivamente la pieza está hecha sobre un cráneo auténtico. Mucha de su obra empezó con materia humana… esta es la menos escatológica.

  • Otra cosa que no entiendo. Dices que la “escultura” es obra del artista británico Damien Hirst y, un poco más abajo, que la pieza fue fabricada por Bentley & Skinner, conocido joyero londinense.
    Entonces si un voluntario puso el cráneo y el joyero lo decoró, qué clase de “artista” es este Sr.????

    • El artista tiene una idea y la plasma en un boceto. Para que esa idea se lleve a cabo, en este caso, el escultor necesita un joyero experto que fabrique la pieza, siguiendo minuciosamente la idea de Hirts para lograr el resultado final que él ha plasmado en su boceto. Así nos transmite lo que él quiere, que desde luego, a nadie deja indiferente.

  • Yo me preguntaba lo mismo que Ana, y considerar artista al Damien este, me parece hacer a menos a los artistas de verdad.Este mal llamado artista, sólo hace creaciones esperpénticas para dar la nota y vender muy caro.En realidad no le importa el arte,sino la parte que saca;por eso dicen que tiene más de 40 propiedades repartidas por el mundo.A mi la joya,además de fea, me parece ordinaria y en estos momentos hablar de esa cantidad astronómica me parece nefasto, aunque peor es lo del tiburón en formol.Y después miles de niños muriendo de hambre y sin derecho a vacunas.

  • Desde luego que el Sr. Hirst es cuanto menos polémico (él y su obra) pero yo os acerco al blog esta pieza porque es un ejemplo de que la joyería puede ser mucho más que una inversión o algo que nos embellece. En este caso se ha convertido en el hilo conductor de la expresión artística de un conocido escultor. Este es el principal motivo por el que me parece interesante.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer