Fin de semana en Cascais

El pasado fin de semana tuve el placer de asistir a la Longines Global Champions Tour que se celebraba por suerte en uno de mis destinos preferidos: Cascais, en Portugal.

Ya he estado varias veces en esta bella ciudad y he escrito y publicado sobre ella, pero en esta ocasión la experiencia fue aún más especial ya que fui con Antonio.

Cascais está ubicada al oeste de Lisboa, a tan solo una hora de vuelo de Madrid, por lo que es un destino perfecto para un plan de fin de semana.

Esta pequeña localidad costera, que antiguamente fue un pueblo de pescadores, mantiene aún la mágica esencia de su pasado histórico.

Convirtiéndose a finales del Siglo XIX en el lugar predilecto para las vacaciones de la realeza, pasó a ser rápidamente una referencia para el turismo europeo más elitista, época dorada a la que aún hoy nos transporta con su arquitectura señorial.

Para todos aquellos a los que os llame la atención y estéis interesados en ir, aquí os dejo una recomendación de mis sitios favoritos y los lugares que nos os debéis perder al visitar Cascais.

Una visita obligada para los amantes del arte y la historia es el Museu dos Condes de Castro Guimãraes, un precioso castillo rodeado por jardines que fue cedido al ayuntamiento al morir su propietario, convirtiéndose en un importante museo-biblioteca.

La Casa de Santa María es otra histórica residencia abierta al público desde la que se pueden contemplar vistas espectaculares del puerto y la costa de Cascais. Es muy característica porque junto a ella se encuentra un precioso faro azul y blanco, que también alberga un museo en su interior.

En esta misma zona se encuentra uno de mis lugares favoritos, una pequeña cala de aguas cristalinas en la que además no suele haber gente.

¡Os recomiendo que os deis un baño y os refresquéis como hicimos nosotros!

Gafas de sol: DXB Wood

A tan solo 15 minutos a pie del puerto deportivo se encuentra uno de los lugares más impresionantes: Boca do Inferno, unos espectaculares acantilados que sin duda merecen una visita.

El mirador es el mejor lugar para contemplar como las olas rompen contra la costa

Su nombre, boca del infierno, se debe al sonido que crea el agua del mar al colarse por las cavidades de la roca que se han ido formando durante siglos.

Aquí se encuentra uno de mis restaurantes preferidos: Mar do Inferno, donde ponen el que para mí es el mejor marisco de Cascais.

Otra visita fundamental es el Centro Cultural de Cascais que, aunque originalmente era un convento, ahora es un espacio multidisciplinar en el que se puede disfrutar de gran número de exposiciones, conciertos y espectáculos.

Por último, La Ciudadela; un complejo fortificado que se remonta a la Edad Media y que ahora alberga en su interior un exclusivo hotel.

Como podéis comprobar se trata de un destino que combina naturaleza, historia y cultura.

En cada visita descubro lugares nuevos que me sorprenden y me enamoran.

Después de recorrernos Cascais de punta a punta, la Longines Global Champions Tour fue el broche de oro de esta inolvidable escapada, donde tuvimos la suerte de disfrutar de un concurso impecable en el que el jinete español Eduardo Álvarez Aznar hizo un gran papel.

¡Y hasta aquí nuestra escapada! Espero que os haya gustado conocer un poquito más de este rincón tan especial de Portugal.

4 comentarios sobre
“Fin de semana en Cascais”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.