Descubriendo El Nido, el paraíso de Filipinas

Hay viajes que pueden cambiarte la vida, o al menos la forma de verla en el momento que más lo necesitas. Este fue el caso de mi recorrido por el Sudeste Asiático. Una experiencia inolvidable en la que me sumergí, probablemente, en algunos de los paisajes naturales más bonitos de la tierra, por cuevas milenarias, arrecifes de coral, playas vírgenes, espectaculares cascadas y visitando algunos de los templos hindúes y budistas más antiguos de la humanidad.

Un rincón del mundo donde además de conocer parte de su historia, leyendas y misterios, descubrí una nueva forma de ver la vida.

Pero comencemos por el principio.

Swimwear Touché 

La primera parada del viaje fue Filipinas. Después de un vuelo de casi 17 horas aterrizamos en Manila, la capital del país, que fue española hasta 1898. Se trataba solo de un lugar de paso en el que hicimos noche para descansar, ya que es una ciudad algo caótica y se alejaba del concepto de tranquilidad, naturaleza y desconexión que iba buscando. Desde ahí nos desplazamos hasta un lugar totalmente paradisíaco: El Nido.

Llegamos hasta el que sería nuestro hotel durante este tramo del viaje: Lagen, de El Nido Resorts.

Ubicado en una de las islas de la espectacular Bahía de Bacuit, donde se concentra la belleza de este entorno salvaje, el complejo se compone principalmente de bungalows construidos sobre el agua, en los que el lujo y el buen gusto se complementan con el encanto de los materiales locales.

Bungalows overwater, Lagen, El Nido Resorts

Concretamente nuestro hotel estaba situado en Lagen Island, entre un denso bosque y una laguna, un paraíso considerado ecosantuario donde se pueden encontrar todo tipo de aves y mamíferos en total libertad.

Look Agua Bendita 

Arriba en la terraza de mi habitación durante un día de lluvia. Viajamos en época de lluvias. No es lo más aconsejado pero os aseguro que tiene sus ventajas. No hay casi turistas y el clima es tropical por lo que,  aunque llueve casi a diario,con un poco de suerte las tormentas suelen ser pasajeras y pronto sale el sol. 

FOTOS KIKA THOUS 

Todos los bungalows cuentan con una terraza privada a la que se accede por una puerta de cristal, para poder disfrutar de impresionantes vistas desde la habitación.

Aunque en mi caso me decanté por esta opción para el alojamiento, El Nido Resorts ofrece cuatro complejos en distintas localizaciones de la bahía, cada uno de ellos con un estilo diferente, pero compartiendo un marcado interés por la sostenibilidad ambiental y unas instalaciones impecables.

No pude quedar más contenta con el trato recibido por el equipo y por lo agradable que fue mi estancia en este lugar.

Vestido Uterqüe

Al día siguiente comenzamos las excursiones practicando la que sin duda es la actividad más común en El Nido; el Island Hopping, que consiste en un tour en barco por las islas y playas más espectaculares de la bahía.

Aunque en nuestro caso el transporte fue en un barco privado, la opción más habitual para hacer las excursiones es a bordo de una embarcación tradicional filipina llamada bangka.

Los paisajes que conocimos fueron realmente impactantes. Navegar sobre aguas cristalinas de color turquesa atravesando las altas paredes rocosas de piedra caliza es una experiencia única.

Aunque la cantidad de playas, islas y rincones con encanto es abrumadora, hay varios lugares que los que tenéis pensado hacer este viaje no podéis dejar de visitar.

Existen muchas formas distintas de conocer el Nido, desde la más habitual que es mediante los cuatro tours establecidos hasta experiencias privadas y exclusivas.

Yo organicé mi viaje con una agencia a medida, diseñando al gusto todos los detalles, y allí me dieron información extra sobre lugares más escondidos y las mejores horas para hacer cada excursión evitando las aglomeraciones turísticas y pudiendo disfrutar de este paraíso en una ambiente más íntimo.

Si bien los principales sitios que no deben quedar fuera de vuestra ruta están incluidos en los tours A y C, voy a hacer un breve repaso de los cuatro tours oficiales entre los que se reparten los míticos destinos del Nido:

Tour A: Este tour abarca lo más imprescindible, incluyendo los principales atractivos del Nido: Big Lagoon y Small Lagoon. También se visitan Shimizu Island y Secret Lagoon.

Tour B: Este recorrido combina la visita a varias islas y playas, añadiento Snake Island y las cuevas: Cugugnon Cave y Cathedral Cave.

Tour C: En este tour se visitan las islas que están más al exterior de la bahía, por lo que son las que tienen las playas de arena más blanca y agua más cristalina. Es una opción ideal para hacer snorkel disfrutando de una paisaje submarino impresionante. También se visita Secret Beach, aunque depende del clima.

Combinar este tour con el A sería una opción ideal.

Tour D: En este recorrido se visita la Isla de Cadlao, teniendo como principal atracción Cadlao Lagoon, entre otras playas e islas. Al estar más cerca del pueblo del Nido, las playas son menos espectaculares.

Si te alojas en tierra y no en una isla, puedes desplazarte por la tarde a la playa de Marimegmeg para ver la impresionante puesta de sol con todas las islas de la Bahía de Bacuit como telón de fondo, una imagen que te dejará sin palabras con sus intensos colores.

En cuanto a actividades y deportes por hacer como veis hay muchísimas opciones, que te permiten alternar el descanso con una dosis de aventura.

Aparte del snorkel o el buceo, que son actividades estrella por la riqueza de la vida marina del lugar, también otros deportes se complementan a la perfección con este destino, como el kayak y el paddle surf, que te permitirán explorar por tí mismo las distintas lagunas y los alrededores de tu hotel si te alojas en una de las islas.

Dar las gracias al equipo del Nido: Rae Hewlett, Joey Bernardino… por todos los

detalles que tuvieron y lo bien que nos trataron en todo momento

Desde este paradisíaco rincón del mundo pusimos rumbo hacia otro lugar no menos espectacular como es Indonesia, donde nos esperaba la que para mí fue la mejor parte del viaje…

No os perdáis la próxima publicación en la que os seguiré contando mi recorrido, esta vez en el lugar que cambió mi filosofía de vida.

11 comentarios sobre
“Descubriendo El Nido, el paraíso de Filipinas”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.