Camarena para la eternidad

 

El miércoles acudí al precioso Teatro Real de Madrid para presenciar su gala benéfica anual en la que el tenor mexicano Javier Camarena ofrecía un recital único. Todo lo recaudado durante esta noche (400.000€) irá destinado a un programa social del que forma parte EL Real  Junior, la Universidad a Escena y el Aula Social de la Fundación ANAR, además también participan la Fundación de Síndrome de Down de Madrid, Federación Autismo Madrid, Federación Española de Padres de Niños con Cáncer, Fundación Víctimas del Terrorismo (niños), Acción Social por la Música y Ayuda en Acción.

Con tantas causas a las que aportar era muy importante estar allí ese día además de disfrutar de una actuación histórica como la que ofreció Camarena en Madrid. Esta prevista una duración de una hora y veinte minutos pero tras una ovación de más de cinco minutos, se alargó 15 minutos más de los previstos. Sus bis tras el aria “Una furtiva lágrima” será algo que todos los asistentes tengamos en la memoria el resto de nuestras vidas. Además de, por supuesto, los regalos de las interpretaciones de la Malagueña, Siboney y el homenaje a su tierra con la ranchera El Rey.

Tras este espectáculo único, los asistentes disfrutamos también de una agradable y deliciosa cena ofrecida a 417 comensales, entre los que se encontraban muchos nombres conocidos de la política, la cultura y la vida social de España. La verdad que el tema estrella de la cena fue el impresionante recital al que acabábamos de asistir todos y del que todavía no dábamos crédito. Por eso quiero agradecer desde aquí la increíble oportunidad que  me brindaron el Presidente y Director General del Teatro Real y Marta Rollado por su invitación a este evento. Además, también me quedé impresionada de la belleza de la decoración y la producción de la que fue responsable el excepcional Ramiro Jofre.

 

Para una ocasión así elegí un vestido de Malne de alta costura española de estilo ‘new look’ realizado en tejido de moirée bordado a mano de volantes en el interior. Decidí combinarlo con medias negras de plumeti y zapatos vintage de Monolo Blahnik.

Un beso,

MAR

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer