Pescar, jugar, leer… ¡viva el verano!

Mar Flores4

Hemos hablado mucho sobre cosas que hacer en verano: viajar, descansar, divertirse, etc. Pero, sin duda, una de las principales cosas que debemos hacer, y de las más satisfactorias, es disfrutar de nuestros hijos. Aprovechando que no tienen colegio, los tenemos todo el día para nosotros y podremos recuperar esas horas que el día a día nos quita de pasar con ellos.

Mar Flores

Más allá de días de playa y castillos de arena, las vacaciones nos abren un abanico de posibilidades para disfrutar con los más pequeños de la casa. En mi caso, hay una actividad que nos encanta hacer juntos: pescar. La pesca es un momento muy relajante, en el que los niños aprenden a tener paciencia para poder conseguir su objetivo, además de tener un contacto directo con la naturaleza que nos enriquece a todos.

Mar Flores3

También están, por supuesto, los juegos de toda la vida que siguen funcionando generación tras generación. Como el mítico Monopoly, perfecto para pasar las largas horas de un día de verano lluvioso. O construir todo lo que queramos con Legos, es perfecto para desarrollar la imaginación en los niños gracias a sus infinitas posibilidades.

Mar Flores2

Y tampoco nos podemos olvidar de la lectura, tanto para niños como para adultos, es la época perfecta para sumergirse en un buen libro. Yo ahora mismo estoy con el libro ganador del Pullitzer “All the light we cannot see”, de Anthony Doerr, una maravillosa historia ambientada en la Alemania nazi, todavía no lo he acabado, pero os lo recomiendo sin ninguna duda.

Si estáis buscando lectura para este verano, también os recomiendo “La mujer de la libreta roja” de Antoine Laurain, un homenaje a toda la ciudad de París, sus gentes, y por supuesto al amor. Otro de los títulos que más ha revolucionado las librerías de todo el mundo es “La insólita pasión del vendedor de lencería” de Asako Hiruta. Un libro que ha causado un tornado en la tranquila sociedad japonesa, y que es ya una novela de culto entre las treintañeras profesionales que aún no se han casado y buscan un futuro fuera de la tradición nipona. Narra un episodio de la vida de su protagonista principal, que tiene 32 años, trabaja en una agencia de publicidad y lleva (demasiado) tiempo sin novio… No os cuento más para que lo descubráis vosotras mismas. 😉

Un beso, MAR

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer