Nos vemos a las 8

Hoy quiero dedicar este pequeño espacio del que dispongo a realizar mi personal homenaje a todos aquellos a los que aplaudimos todos los días desde nuestros balcones y ventanas. La cita que se ha convertido en la más importante del día, y desde luego, la más emocionante. Durante estos minutos que todos los españoles nos unimos para dar nuestro sincero agradecimiento a aquellos que están trabajando para que esto se solucione cuanto antes, demostramos, además, lo que somos como sociedad, y que cuando nos unimos somos mejores y más fuertes.

Estos días nos han servido para ponerle cara a los verdaderos héroes de este mundo, sanitarios, celadores, servicios de limpieza, todo el personal de los supermercados, farmacéuticos, taxistas, transportistas, conductores de los transportes públicos, repartidores, todos los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los veterinarios que también velan por la salud de nuestras mascotas estos días, y, por supuesto, científicos e investigadores que se están dejando la piel en la búsqueda de esa ansiada vacuna. Por todos ellos aplaudimos a las 8 de la tarde cada día, y por todos ellos, debemos quedarnos en casa todo lo que sea necesario.

Esta experiencia nos dará muchas lecciones, para mi, una de las más importantes está siendo la de apreciar realmente el placer de las pequeñas cosas, una frase muy socorrida pero que a veces pierde su sentido. Después de esto seremos más conscientes de esos besos y abrazos a los abuelos, nunca volveremos a perdernos ni uno, porque ellos, la gente mayor, están siendo especialmente castigados por este maldito virus. Por eso debemos protegerlos más que nunca, porque son una pieza fundamental de nuestra sociedad, porque somos lo que ellos nos enseñaron, y gracias a ellos estamos aquí.

También aprenderemos a apreciar más esos cafés rápidos entre tarea y tarea con los compañeros, o la caña después de salir del trabajo, o una charla breve con los vecinos al llegar a casa. Empezaremos a materializar esos “a ver si nos vemos” de verdad, porque ya sabremos lo que es no poder verse, ni tocarse, y querremos abrazar a todo el mundo que nos apetezca y cuando nos apetezca. Y debemos hacerlo, por todos aquellos que ya no podrán, por esos miles de personas que desgraciadamente se han quedado en el campo de batalla de esta horrible guerra que estamos librando todos.

Desde aquí os mando a todos mucha fuerza para seguir aguantando todo lo que nos quede en este camino, sea lo que sea, lo conseguiremos.

Era muy difícil elegir una foto para este post, así que al final he querido poner unas de un paseo por Madrid, algo que seguro que volvemos a hacer pronto, con más ganas que nunca.

Un beso,

MAR

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer