Barcelona siempre es un sí

No es fácil coincidir con la gente que quieres y pasar un tiempo juntos, pero siempre merece la pena el esfuerzo de encontrar un hueco para compartir ratos con las personas más importantes de tu vida. Por fin he conseguido pasar este fin de semana con mi hijo Carlo, que ahora tiene más compromisos que nunca, ¡pero poniendo interés por ambas partes lo hemos conseguido!

Elegimos pasar un fin de semana en Barcelona, una ciudad que nos encanta a los dos y que hemos disfrutado muchísimo estos días. Uno de nuestros planes estrella fue ver el musical de Antonio Banderas, A Chorus Line, una apuesta muy personal del actor que es un homenaje al Broadway de los años 70 con unos impresionantes números musicales. Protagonizado por el actor, también malagueño, Pablo Puyol, que toma el testigo de Banderas quien hizo el mismo personaje en el tiempo que el musical ha estado representándose en Málaga, nos hizo disfrutar de principio a fin.

 

Nos alojamos en el Hotel Sofía, cerca de la Avenida Diagonal, es un lugar que invita a la creatividad y a vivir experiencias y en el que nos sentimos muy cómodos. No pudimos resistir a conocer su increíble SPA Oasis, un espacio totalmente dedicado al bienestar que te renueva por dentro y por fuera. Disfrutamos sus circuitos de aguas, saunas y baños de vapor, de donde salimos listos para recorrer las calles de la ciudad con renovada energía.

Así que buscamos hacer algo de ejercicio, porque tanto a mi hijo como a mi nos encanta el deporte, y no hay nada mejor en Barcelona que recorrer su calles en bicicleta y disfrutar de la belleza del centro y del puerto que permite disfrutar del mar. Después de unas horas de deporte, lo mejor es una buena comida para reponer fuerzas. En esta ocasión aprovechamos para conocer uno de los últimos restaurantes de la ciudad que ha conseguido una Estrella Michelín, el Be So, que precisamente está en el Hotel Sofía. Un homenaje a la alta cocina llena de juegos de texturas, aromas y sabores que se funden en una sensación única. Nosotros probamos los calçots, cómo no podía ser de otra forma y un canelón de carne asada espectacular, entre otras cosas. Toda una experiencia gastronómica que nos encantó y que fue un broche de oro perfecto a un fin de semana maravilloso.

La verdad que siempre estamos pidiendo más tiempo libre, pero lo importante es que ese tiempo, aunque sea poco, sea de calidad. Yo he vuelto a Madrid con las pilas cargadísimas y muy feliz de haber pasado estos días con mi hijo mayor.

Un beso,

MAR

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer