Cuando las palabras no se las llevaba el viento

¡Buenos días! ¿Qué tal vuestro fin de semana? Hoy comparto una reflexión que he realizado durante estos días y que tiene que ver precisamente con la escritura. ¿Os acordáis cuando se escribían cartas y te ibas a un buzón a echarlas? Y lo mejor, cuando abrías el buzón y tenías una carta de aquel amigo, familiar o incluso de tu pareja, ¡qué ilusión! Cartas donde se daba rienda suelta a los sentimientos, a las amistades de verdad… Confieso que era de las que las guardaba en un cajón para releerlas de vez en cuando. ¡Qué bonito placer! No como ahora, la verdad.

Y es que parece que entre tanta tecnología ya no tenemos tiempo para escribir más allá de una pantalla y encima escribimos de manera breve. Creo que es bueno encontrar tiempo para sentarse, apagar la televisión, el móvil, la tablet y el ordenador. Solo tú, el papel y un bolígrafo o un lápiz. Y poner una palabra tras otra contando lo que nos pasa o lo que nos pasó, lo que nos hace feliz, lo que nos atormenta. Cartas que servían de agradecimiento, para pedir disculpas o simplemente plasmar momentos que nos hicieron reír o llorar …


Una carta te cura el alma: es un grito, un abrazo, una sonrisa, una palabra en el momento justo. Las únicas cartas que no sirven son las que no se escriben. Por lo que os animo a escribirlas, aunque luego las rompáis o no las enviéis nunca u os arrepintáis de camino al buzón. Al menos, escribidlas, aunque sea solo para vosotros. Será una forma de desahogo, estoy segura.
Pero si de verdad queréis que os recuerden, enviadlas a su destinatario. Ahora decidme, ¿a quién le escribiríais una carta en papel? Yo tengo una larga lista… ¿empezamos?


¡Feliz día!

Un beso, MAR

  • Me parece una reflexión preciosa. Perdí a mi madre hace 5 años y muchas veces necesito hablar con ella. Entonces le escribo. Cojo papel y boli y le cuento mis problemas, todo lo que me preocupa. Cuando termino, a veces la releo o a veces simplemente la tiro. Pero puedo decir que me he desahogado de verdad. Y siento que la ha leído y que me contesta, que me da consejos. Es muy bueno escribir lo que sientes.
    Un abrazo. beatriz

  • Querida Mar: Me encanta esa reflexión. Yo sigo escribiendo cartas de vez en cuando, ¡aunque me llamen “decimonónica”! Y me encantaría que me escribieran más. Es fundamental muchas veces para desahogarse y para despejar la mente. Gracias por el consejo. Me gusta mucho el look que llevas. Y el espejo de las imágenes es sencillamente espectacular. Un abrazo.

  • Hola Mar, me parecen preciosas y apropiadas las fotografias de esta sección 🙂 Creo que eres una persona con una naturaleza bastante creativa y romántica 🙂 Yo también extraño aquella época donde las cartas ocupaban un lugar muy especial y formaban parte de las cosas intimas y secretas que soliamos guardar 🙂 Recuerdo muy especialmente las tarjetas que se regalaban a las personas especiales y aquello era una forma muy romántica de expresar nuestras emociones y sentimientos por ellas 🙂

Responder a Jorge Manrique Cancelar respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer