Cuando las palabras no se las llevaba el viento

¡Buenos días! ¿Qué tal vuestro fin de semana? Hoy comparto una reflexión que he realizado durante estos días y que tiene que ver precisamente con la escritura. ¿Os acordáis cuando se escribían cartas y te ibas a un buzón a echarlas? Y lo mejor, cuando abrías el buzón y tenías una carta de aquel amigo, familiar o incluso de tu pareja, ¡qué ilusión! Cartas donde se daba rienda suelta a los sentimientos, a las amistades de verdad… Confieso que era de las que las guardaba en un cajón para releerlas de vez en cuando. ¡Qué bonito placer! No como ahora, la verdad.

Y es que parece que entre tanta tecnología ya no tenemos tiempo para escribir más allá de una pantalla y encima escribimos de manera breve. Creo que es bueno encontrar tiempo para sentarse, apagar la televisión, el móvil, la tablet y el ordenador. Solo tú, el papel y un bolígrafo o un lápiz. Y poner una palabra tras otra contando lo que nos pasa o lo que nos pasó, lo que nos hace feliz, lo que nos atormenta. Cartas que servían de agradecimiento, para pedir disculpas o simplemente plasmar momentos que nos hicieron reír o llorar …


Una carta te cura el alma: es un grito, un abrazo, una sonrisa, una palabra en el momento justo. Las únicas cartas que no sirven son las que no se escriben. Por lo que os animo a escribirlas, aunque luego las rompáis o no las enviéis nunca u os arrepintáis de camino al buzón. Al menos, escribidlas, aunque sea solo para vosotros. Será una forma de desahogo, estoy segura.
Pero si de verdad queréis que os recuerden, enviadlas a su destinatario. Ahora decidme, ¿a quién le escribiríais una carta en papel? Yo tengo una larga lista… ¿empezamos?


¡Feliz día!

Un beso, MAR

  • Me parece una reflexión preciosa. Perdí a mi madre hace 5 años y muchas veces necesito hablar con ella. Entonces le escribo. Cojo papel y boli y le cuento mis problemas, todo lo que me preocupa. Cuando termino, a veces la releo o a veces simplemente la tiro. Pero puedo decir que me he desahogado de verdad. Y siento que la ha leído y que me contesta, que me da consejos. Es muy bueno escribir lo que sientes.
    Un abrazo. beatriz

  • Querida Mar: Me encanta esa reflexión. Yo sigo escribiendo cartas de vez en cuando, ¡aunque me llamen “decimonónica”! Y me encantaría que me escribieran más. Es fundamental muchas veces para desahogarse y para despejar la mente. Gracias por el consejo. Me gusta mucho el look que llevas. Y el espejo de las imágenes es sencillamente espectacular. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer