La boda de Bea y Juan

Buenos días a todos y sobretodo feliz 2019,
espero que este año sea maravilloso para todos y que sigamos viéndonos por aquí cada semana. He tenido unos meses donde no he podido actualizar el blog todo lo que me gustaría pero con la mudanza de nuevo de Londres a Madrid he estado sin parar.  A partir de ahora todos los lunes tendréis el blog actualizado donde además quiero compartir con vosotros más cositas que creo, os van a gustar.
Voy a abrir el año con una boda muy especial y es que Bea es una compañera de Hola.com. Yo la conozco porque lleva haciéndome la vida muy fácil los 6 años que ya llevo escribiendo en este blog. Bea y Juan se casaron el pasado 28 de Julio en Cantabria, lugar de origen de la novia y su familia. Aunque creció en Zaragoza, donde nació Juan y además donde se conocieron. ¡Al final el norte es muy apetecible!
Ella llevaba un tres piezas de falda, top y capa en color blanco, un diseño de Leyre Valiente que consiguió darle el toque juvenil y natural que a Bea le caracteriza. Eligió unos pendientes y anillo de oro de su abuela.  Del maquillaje y peluquería se encargó Le Petit Chesan. La novia escogió una corona de flores a juego con el ramo, todo Ana Laínz, de La Silvestre Flores, que también se encargó de la decoración de la iglesia, de las mesas y de las coronas de las niñas.
“La pulsera con la letra “B”, un regalo de mis amigas del colegio (nos hemos hecho las pulseras para todas con nuestra inicial). El collar, de Aristrocrazy, un regalo de otro grupo de amigas muy especial. Fue una sorpresa de la misma mañana de la boda y no dudé en ponérmelo. Para el baile me cambié los pendientes y me puse unos maxi multicolor hechos a mano por Natalia, de Bamboleira”, me contaba Bea.
El novio llevaba un traje de corbata, chaleco y camisa hecho a medida de Tom Black Madrid. Los zapatos eran de Emidio Tucci. Además lució unos gemelos de Uno de 50 y un reloj de Tissot que Bea le regaló para el gran día. 
La ceremonia religiosa fue en la iglesia Santa Eulalia, en el pueblo de Suesa. Bea llegó hasta allí caminando, tal y como ella misma me contó: “Como la iglesia está situada en una placita, decidí ir andando hasta la iglesia y cruzar el puente que hay en el centro de la plaza con mi padre, el padrino, mientras sonaban las campanas. El momento de ver a todos los invitados, a la madrina y al novio viéndome llegar fue muy emocionante.” 
La celebración fue en La Huerta de Cubas, un invernadero muy escondido y original rodeado de naturaleza, “nos encantó desde el primer momento (¡y eso que la primera vez que lo vimos aún estaba en obras!). Quedó precioso, y la verdad es un sitio que no necesita apenas decoración por que es mágico en sí mismo”, afirmaba la novia.
El catering elegido fue Oh La Lá, y no defraudó. Los novios quisieron hacer un guiño a sus invitados de Zaragoza y Madrid poniendo una carretilla con cerveza Ambar y Mahou, y también guiños a la gastronomía cántabra con alguno de los aperitivos del cocktail como el cucuruchos de rabas o el sobao pasiego con anchoas. Para la recena escogieron hamburguesas de McDonalds y fue todo un éxito.
 
“Nunca pensamos que el cocktail largo iba a ser tan divertido, llevamos a un grupo de música de Madrid (Sandra Merino -voz y guitarra- y Alejandro Gallego -cajón-) y sin duda fue una elección que gustó mucho. La gente hizo la conga y todo, y nadie quería entrar al invernadero a cenar de lo bien que nos lo estábamos pasando”, me decía Bea.
 “Para el baile, elegimos la canción “Tuyo”, la bso de Narcos, que nos encanta, y aunque no habíamos ensayado nada, ¡no nos quedó nada mal!”.  La fiesta corrió a cargo de David Alonso, de Amazing Deejays, con el que todos disfrutaron muchísimo. También contaron Óscar Electroviolín que hizo varios pases a lo largo de la noche.
Loading the player...
Fotos y vídeo: Love en Love

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer