Etiqueta Hot Shots by Javier de Miguel

El día que robé un reloj Cavalli

Quien más quien menos todos hemos robado alguna cosilla en nuestra vida, ¿no? A veces de manera consciente: entrar en un Pryca o una gran superficie y llevarse un disco o unas pilas, o un par de botes de crema.. (sí, tuve una adolescencia un poco “chunga”), y a veces de manera inconsciente: entrar a un supermercado, ponerse a “picar” una bolsa de patatas mientras haces la compra, y luego olvidarse

Continúa leyendo

Mi viaje a Perú

Alguna vez habéis ido a un parque de atracciones con el “pase de tarde”, que te sale por la mitad de precio que la entrada normal, pero ¿con el que solo puedes entrar a partir de las 17.00 o las 18.00? Yo sí. Una vez.  Y ¿sabéis lo que pasa? Que te quedas sin subir en la mitad de las atracciones porque no te da tiempo. Pues algo así me ha

Continúa leyendo

En la intimidad de la ducha

Uno de los momentos más íntimos que tenemos es el de la ducha. En la ducha, por norma, entramos en esa especie de oasis de vapor y gotas que no nos gusta compartir y que ansiamos -y pocas veces perdonamos- cada día. Cierto es que alguna vez puedes querer compartir ese ratito con un hijo pequeño (siempre es bonito para un padre estar piel con piel con su hijo en

Continúa leyendo

Los tres tipos de veraneantes

Hay tres tipos de veraneantes: los que eligen año tras año el mismo destino vacacional durante sus tres semanas libres; los que cambian de destino cada año pero permanecen todo el tiempo en el mismo lugar, y aquellos que como yo, por ejemplo, preferimos pequeños sorbitos en varios lugares. Mi experiencia me dice que pertenecer a un grupo o a otro suele depender de tres factores: tu estructura familiar, tu

Continúa leyendo

¿Y si mi hijo quiere ser Sailor Moon?

A todos nos han preguntado en el cole, de pequeños, -y no una ni dos veces- que quién “querríamos ser” de mayores. Por supuesto, los chicos siempre decíamos grandes héroes de nuestra época: Indiana Jones, Luke Sky Walker, 007, Son Goku… Y las chicas algún referente femenino -también en función de la época-: Matilda, Punky Brewster, Dorothy del Mago de Oz. Ahora, viéndolo con tiempo, perspectiva y con la nueva mentalidad que

Continúa leyendo

Ser millonario en el aeropuerto

Uno tiene que tener muy clara una cosa en la vida: en cuanto entras en la terminal de un aeropuerto, ya no hay fronteras. Cuando entras en un aeropuerto, en cualquier aeropuerto del mundo, eres bienvenido automáticamente al país de los millonarios -que-no-lo-son-pero-como-si-lo-fueran. Cruzas las puertas de cristal y entras en el país de “todo va a ser tremendamente más caro que a diez minutos de aquí solo porque no tienes

Continúa leyendo

Odio madrugar

No me gusta madrugar. De hecho, detesto madrugar. Me gusta casi tan poco como cuando me ponen un arroz sin ‘socarrat’,  o cuando me traen una Coca Cola y el vaso lo ponen sin hielo. ¿En serio? ¿Un refresco sin hielo? ¡¡Anda ya!! Decía que no me gusta madrugar -que tampoco creo que sea decir demasiado porque gustar gustar, dudo que haya más de un 5% de la población de

Continúa leyendo

¡Por fin! Se acabaron las elecciones

¿Sabéis eso de la resaca electoral, no? Pues lo que yo tengo es parecido al aplastamiento de un elefante. Madre mía con las elecciones. Desde la moción de censura de hace un año hasta las generales de hace un mes y las autonómicas, municipales y europeas de ayer. Mamma mía qué empacho de política. Y venga mítines, y venga titulares apocalípticos (por un lado y por otro), y venga marquesinas

Continúa leyendo

Las cajas en el supermercado ya no son necesarias

 Ya está en marcha en California (dónde si no), el primer supermercado del mundo sin cajas. Ni cajas ni cajeras (os) ni nada que te cobre al salir. Tú entras, te das un rulo por el pasillo de los cereales y el pan refinado, otro por el de las carnes envasadas, coges tu bandeja de medio kilo de pechugas de pollo, tu aguacate para desayunar, uno chicles de fresa (que están

Continúa leyendo

Reflexiones rápidas para hacer en la ducha (II parte)

Yo soy abstemio, pero no hace falta ser un gran bebedor para llegar a la conclusión de que, en realidad, cuando bebes de más, estás tomando prestada felicidad al día siguiente. Si los humanos pudiéramos volar, lo consideraríamos ejercicio y probablemente muchos apenas lo harían. Para tu estómago, todas las patatas son “puré de patata” (vale, perdonad la tontería… 🙂 Los adolescentes conducen como si tuvieran tiempo limitado, y los ancianos

Continúa leyendo

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer