Mi despedida de soltero

En un post de hace tiempo, allá por mayo de 2015, yo mismo escribía lo siguiente acerca de las despedidas de soltero: “¿Son necesarias?. ¿Hay forma de organizar una despedida (de soltero o soltera, of course) sin incurrir en lo hortera, cateto y vulgar? ¿O bien, la gracia de una despedida, precisamente, es que sea lo más rancia, histriónica y casposa posible?” Bueno, pues hoy, dos años y medio después, tengo la respuesta: es posible.

Continúa leyendo